Es tiempo de ser Violentos

Es tiempo de ser Violentos

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

Cuando llevamos el reino de Dios a los trabajos, negocios y familias llega el orden, la justicia y el gozo. Por eso,sufre violencia porque el reino de las tinieblas quiere tener dominio sobre todo lo nuestro para controlarnos como títeres.

 

“Es tiempo de ser Violentos.  Mensaje de Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

 

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan. Mateo 11:12

 

No es tiempo de estar dormidos ni pasivos.

Mateo 11:12 dice:

Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

 

Desde   la época de Juan el Bautista los cielos comenzaron a sufrir violencia porque él comenzó a anunciar la venida del reino de los cielos;  el reino de satanás no tenía ningún problema hasta que Juan anunció el reino de los cielos,  automáticamente satanás supo que comenzaba a perder el  terreno que él había ganado.

 

Muchas personas, van a las iglesias buscando religión para consolar su conciencia, pero realmente debemos venir a la iglesia a buscar el reino de Dios para llevarlo a nuestras casas y familias, Juan fue el único profeta que habló acerca del reino de Dios y cuando él empieza hablarlo satanás se enfada,  y ahí comienza a sufrir violencia porque él sabia que el reino de Jesucristo iba a desplazar el reino que él había hecho en la tierra.

 

La palabra reino en griego es Basileía que significa: orden, autoridad,  voluntad de Dios y gobierno. Por eso, cuando él comienza a oír esta palabra  sabe que el orden y el gobierno de Cristo se van a establecer.  El enemigo teme al reino de Dios; cuando venimos a la iglesia y nos llenamos de la palabra y del reino de Dios entonces todo comienza a cambiar en nuestras vidas.

 

Cuando el reino de Dios se establece viene con su rey, y este viene a desplazar al rey que está en ese territorio, además satanás no es rey,  él es el príncipe y el príncipe está por debajo del rey.  Cuando un reino ejerce dominio en el territorio de otro se comienza una batalla, eso pasa en los cielos,  el  reino de los cielos se enfrenta con el de las tinieblas, por eso no podemos estar pasivos ni dormidos porque el enemigo batalla contra el reino de Dios que quiere bendecirnos.

 

Donde llega el reino de los cielos está la autoridad y el orden de Dios, dice la biblia que el reino de Dios no consiste ni en comida ni en bebida, sino en poder, justicia y gozo en el espíritu. Cada vez que llevamos el reino de Dios a los trabajos, negocios y familias llega el orden, la justicia y el gozo. Por eso, sufre violencia porque el reino de las tinieblas quiere tener dominio sobre todo lo nuestro para controlarnos como títeres.

 

Cuando se levanta un hombre lleno de Dios y de Su poder para proclamar el reino de Dios en la tierra, entonces comienza la guerra en los cielos, porque el reino comienza a entrar a las vidas y a los hogares. Todo reino tiene que doblar sus rodillas delante del reino de Dios y para eso debemos ser valientes,  para poner a sus enemigos por estrado de sus pies y esos enemigos son aquellas cosas que nos encadenan, no existe tierra vacante en ningún territorio, todo territorio está siendo gobernado por un reino.

 

Para ser violentos debemos saber y entender contra qué cosa se está peleando, Dios quiere que cambiemos nuestra mentalidad a una de reino, El quiere gente que anhele cosas grandes y lo que él ha prometido, personas que quieran ver su reino en la tierra.  Dios nos ha prometido cosas grandes, pero para alcanzarlas debemos ponernos violentos contra todo aquello que quiere ponerse en medio nuestro para estorbar las bendiciones de Dios.

 

La palabra dice que no es bueno que el hombre este solo… si eso es asi, entonces ¿por qué estamos solo? Dios necesita que haya cambios en nuestras vidas para que sus promesas se cumplan en nosotros, Dios dice: necesito gente con pensamientos de reino y con violencia para poder mostrar su gloria. Cada vez que venimos a la iglesia tomamos territorio porque nos llenamos de su presencia y tomamos control de nuestro terreno. Dios se agrada de las iglesias que están moviéndose en su reino y eso comienza dentro de nosotros,  porque la palabra dice arrepentíos y esto es un cambio de mente, el reino no es andar en un carro del año, el reino es caminar y pensar como piensa el Señor, el reino empieza dentro de nosotros, el reino no es un ambiente,  el reino somos nosotros cuando cambiamos la mente y somos llenos de Dios.

 

No es tiempo de comodidad, es tiempo de guerra porque el enemigo nunca va a utilizar alguien desconocido para destruir lo que tenemos, dice Su palabra que anda como león rugiente buscando a quien devorar,  y  como él no tiene paz, él no descansa ni duerme; sin embargo, nosotros pasamos un gran tiempo durmiendo. Todo el que es violento es conquistador  y además contagia a los demás porque imparte a otros el espíritu de conquista.

 

Para ser un hombre de reino debemos entender que Dios no interfiere en los asuntos del hombre, siempre Dios usará un cuerpo físico para eso, debemos decirle al Señor mi cuerpo está disponible, pero para eso debemos estar preparados y tener frutos, Dios no puede usar nuestro cuerpo sino hemos sido cambiados, transformados y regenerados.

 

Dice el Salmos 115:16

Los cielos son los cielos de Jehová; y ha dado la tierra a los hijos de los hombres.

 

Dios nos entregó la tierra y tenemos autoridad en ella,  por eso debemos levantarnos con violencia. Cuando decimos: Dios usa mi humanidad,  debemos estar cambiados para que la gloria de Dios se muestre donde estemos y eso es algo que no lo da la religión.

 

Dios busca disponibilidad y eso no es un hombre que predique bonito, está buscando a un hombre que no cuestiona cuando él le pide que haga algo, es una actitud de obedecer siempre; Pablo reconocía que en muchas ocasiones le esperaba prisiones en los lugares donde él tenía que predicar la palabra, sin embargo él no se detenía porque el estaba comprometido con Dios.

 

La obediencia se prueba de tres formas: cuando estamos cómodos, cuando es conveniente y cuando es razonable. Dios necesita tres cosas para avanzar el reino, un cuerpo físico, disponibilidad y obediencia.

 

Nuestro tiempo en la tierra es limitado y,  si además de eso, unimos que somos pasivos, veremos que solamente tenemos la cuarta parte de las cosas que Dios quiere para nosotros y cuando llegue el momento nos daremos cuenta que solo perdimos el tiempo. Debemos levantarnos en una actitud de violencia para tomar lo que Dios nos ha prometido.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen