Cómo tomar la cosecha

Cómo tomar la cosecha

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela
Hay un pueblo que se ha dejado quitar lo que le pertenece. Dios todo lo que hace es por nosotros, Él se manifiesta cuando nos bendice.

 

“Cómo tomar la cosecha”

 

 

Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente. Jueces 6:12

Jueces 6:12 dice:

Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.

Hay un pueblo que se ha dejado quitar lo que le pertenece. Dios todo lo que hace es por nosotros, Él se manifiesta cuando nos bendice. Hay un pueblo que está en el mismo  lugar año tras año y no quiere moverse, se ha acomodado, prefieren quedarse igual en vez de levantarse y luchar, los mensajes son para activarnos, no te puedes quedar igual tienes que activarte. Hay una lucha en la mente de los hijos de Dios los cuales no se sienten capaces y eso los inhabilita y los incapacita para recibir la palabra de Dios. Hay una batalla en tu mente desde que la palabra sale del altar hasta que la escuchas y lo que está dentro de ti se dispara, la palabra va dirigida a tu espíritu y a tu alma, la palabra te manda a que te levantes, nosotros mismo nos acondicionamos al “no puedo”. Nos hemos condicionados a una vida que no es la que Dios tiene para nosotros.

 

Muchos han sido marcados por sus padres, profesores, han sido marcados con palabras las cuales marcan muerte a su generación, tenemos que tener cuidado con las palabras que salen de nuestra boca, porque en ella está el poder de la vida y de la muerte. Muchos crecen con limitaciones desde niños, por eso hay tantas personas sentadas sin ejercer el llamado de Dios, por miedo y temores que arrastran porque en algún momento fueron marcados con una palabra. Donde más se marca un niño es en su infancia.

 

Muchas veces no sabemos canalizar lo que hay en nuestra vida. Dios quiere levantarnos para darnos identidad, todo lo que nos marca  nos roba la estima y nos hace ser hombres y mujeres de baja estima y estos tienen miedo de ser expuestos, pierden sus sueños porque se creen incapaces de lograrlos.

 

Lo primero que Dios hace para que tú ejerzas tu llamado es levantarte y afirmarte en tu identidad; al diablo lo que le interesa es robarte tu identidad, cuando sabes quién eres tú le haces la guerra. Los hijos de Dios están llamados a defenderse, no pueden permanecer neutrales, el enemigo siempre te va querer incapacitar para que no puedas desarrollarte en los caminos de Dios.

 

Gedeón era un hombre que vivía en Israel, los madianitas arrasaban todos los ganados, pero no había quien le hiciera frente y Dios vio que no había nadie que lo enfrentara y llegó un momento en el cual escogió a Gedeón. Dios sabía que este estaba huyendo, cuando  se le presenta a Gedeón lo marcó con una palabra diferente, lo llamó como Él lo veía, como un guerrero valiente; por mucho tiempo este fue marcado por sus padres por eso era temeroso.

 

Dios conoce quien tú eres, Él sabe el espíritu que hay en ti. Dios fue contundente. Pero una palabra de Dios cambio su vida. Dios lo mando a luchar, porque Dios te conoce desde antes que naciera. El hombre ve lo exterior pero Dios ve lo interno que hay en nosotros, Él quiere que saquemos lo que tenemos dentro porque Él nos quiere usar.

 

Gedeón no sabía que era un guerrero, no sabía que podía enfrentar un ejército. Así hay muchos en la iglesia que no saben lo que son, tú puedes hacer cosas grandes. Si Gedeón desde el principio en que los madianitas los atacaban hubiera sabido quien era no hubiera durado siete años escondiéndose. Así hay muchos que tienen años inmóviles, Dios no le mando a Gedeón un ejército sino que lo levanto a El cómo guerrero. Hay muchos que no creen que son capaces de ejercer alguna posición, por eso siguen en el mismo lugar, si eres hijo de Dios es para que ocupes los mejores lugares en todo, no puedes seguir rezagado.

 

Cuando Dios te viene a dar identidad Él te dará una palabra para afirmarte, no para  añoñarte.

 

Alcanzamos el poder de Dios en nuestras vidas  por medio de la palabra, esto hará que nuestra fe crezca y nos consideremos capaces.

 

Las actuaciones nuestras son productos de siembra que no fueron las correctas.

 

1 Juan 5:4 dice:

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.

 

Dios le inyectó fe a Gedeón. Por eso, cinco minutos con Dios cambió  siete años de un  hombre esclavizado por el temor y la impotencia. Debemos de pedirle a Dios que Su palabra haga el efecto que necesitamos. Si vemos que hay áreas aun en nuestras vidas que están esclavizadas debemos de reconocerlas y desatar la palabra de Dios.  Porque Él no nos ha dado espíritu de cobardía sino de poder, amor y dominio propio.

 

Tienes que levantarte con autoridad, poder y salir de la cueva. Solo enfrentamos los demonios cuando tenemos identidad. Hay maldiciones que arrastramos que son generacionales las cuales nos roban nuestra cosecha. Cada vez que derivas un altar diablo debemos de levantar un altar a Dios de holocausto. Por esta razón no podemos enfrentar al enemigo sin saber quiénes sabemos en Dios. Debemos de deribar nuestros temores, miedos, nuestras incapacidades, debemos hacer que los cielos se abran sobre nuestras vidas. No permitas que nadie te robe más.

 

Tienes que levantarte, no te puedes que quedar en el mismo lugar, hoy Dios te da identidad como su hijo, derriba aquello que no te deja avanzar,  derriba las maldiciones generacionales.

 

Levántate y derriba todo aquello que no te deja avanzar. Rompe con las limitaciones. Gedeón cuando derribo los altares estaba preparado para la conquista, cuando derribas los altares de tus incapacidades Dios te prepara para que tomes todo lo que el diablo te ha querido robar.

 

Un hijo de Dios es poderoso cuando tiene identidad.

 

Desata tu bendición, no te escondas más, tu puedes, donde otros no fueron bendecidos hay tú serás bendecido.

 

Levántate guerrero, no esperes las circunstancias mejores para activarte. Créele a Dios, mírate como Dios te ve y vas a ver de lo que eres capaz.

 

Da el paso porque el Señor está contigo, Él te llamó desde antes de la fundación del mundo. Pelea lo que es tuyo. Es tiempo de tomar la cosecha.

Monte de Dios

Nombres y Apellidos del Padre (*):

Nombres y Apellidos de la Madre (*):

Nombres y Apellidos del Niño (*):

Fecha de Nacimiento del Niño (*):

Dirección de Residencia (*):

E-mail de Contácto (*):

Teléfono del Padre (*):

Teléfono de la Madre (*):

Teléfono de la Casa:

¿Asisten a la Iglesia?:
SiNo

¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
SiNo

captcha Escribe los carácteres de la imagen