Dios anhela tu madurez

Dios anhela tu madurez

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela
Dios quiere tu crecimiento, aunque Él sepa que ese crecimiento te va a dar dolor, angustia, desesperación, pero los resultados de esa angustia es el resultado del cambio y la trasformación que Dios quiere que pases en tu vida.

 

“Dios anhela tu madurez”

 

Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Hebreos 5: 11

Hebreos 5: 11 dice:

Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.  Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.  Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;  pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección; no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas, de la fe en Dios,  de la doctrina de bautismos, de la imposición de manos, de la resurrección de los muertos y del juicio eterno.  Y esto haremos, si Dios en verdad lo permite.  Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo,  y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero.

 

Cuando vemos esta palabra me está hablando de dos condiciones de nosotros como hijos de Dios, la primera es cuando nosotros no escuchamos la palabra de Dios,  y lo segundo, son aquellas personas  que conocen a Dios, conocen Su poder, conocen Su  palabra, pero se enfrían de nuevo.

 

¿Por qué nosotros nos enfriamos? ¿Qué sucede dentro de nosotros que nos hace salir de todo eso que Dios nos tiene? Porque dice que fuimos iluminados, eso significa que tuvimos relación con el mundo sobrenatural por Su palabra, sin embargo estamos muy preocupados y no entendemos el por qué nos enfriamos.  Las circunstancias adversas nos hacen pagar con Dios, nos hacen separarnos de Él, pero qué hay dentro de nosotros el cual no hemos podido tomar autoridad para decir: NO, me puede estar pasando lo que sea, puedo estar en crisis, pero  en vez de separarme de Dios, me uno más a Él. Entonces,  aquí hay dos condiciones: o  nosotros no tenemos las cosas claras de quien es Dios  o nosotros no tenemos las cosas claras de donde nosotros estuvimos al principio,  de qué manera era  o es nuestra relación con Dios, y muchas veces no valoramos como era nuestra relación con Él, porque las  circunstancias adversas nos apartan de Dios; hay un problema de naturaleza en nosotros, pero con una diferencia, es que ahora estamos oyendo la palabra y la palabra te está diciendo oye…. Pero somos tardos para oír  y cuando eso sucede hay una desaceleración en tu vida espiritual, es un volver a empezar de nuevo,  y en el mundo espiritual el volver a empezar de nuevo es más pesado que cuando aceptamos a Jesús por primera vez, porque cuando vuelves a empezar de nuevo  vas a luchar con conceptos tuyos  que no tenías al principio, pero lo más importante es preguntarnos por qué nos tenemos que enfriar y peor aun sabiendo que de una manera u otra nosotros no le estamos dando la gloria a Cristo Jesús.

 

Mucha gente piensa que el anhelo de Dios es tú seas feliz, y déjame decirte, ese no es el anhelo de Dios, el anhelo de Dios es que te prepares, que madurez, porque mientras más crezcas espiritualmente, más independencia tendrás para poder entrar en tu felicidad, el anhelo de Dios es que cuando tú crezcas espiritualmente más aprendes a ponerte en lugar del otro, más te vas a entender a ti mismo, entonces conforme tú vas creciendo espiritualmente así va tu felicidad , y solo  hay una sola felicidad que es en Cristo Jesús  y para tu clamar por esa felicidad  tienes que estar maduro en el crecimiento espiritual para poder recibir esa palabra.

 

¿Qué significa tardo para oír?  Que lo que escuchas de parte de Dios no lo aplicas en tu vida. Los discípulos de Jesús andaban con Él, veían sus milagros, más sin embargo eran tardos para oír.

 

Dios quiere tu crecimiento, aunque Él sepa que ese crecimiento te va a dar dolor,  angustia, desesperación, pero los resultados de esa angustia es el resultado del cambio y la trasformación que Dios quiere que pases en tu vida. Por eso, cuando tú tengas crisis y averigües por qué la tienes, esa crisis será tu mejor gozo; lo peor que le puede estar pasando al ser humano es tener una situación sin saber por qué lo está pasando, pero cuando tú sabes que el trato que tiene Dios contigo tú sabes por qué es,  óyeme tú eres responsable de ser feliz.

 

Dice la palabra en Hebreos 6: 6

y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndole a vituperio.

 

¿Sabes qué significa eso? Que nosotros en vez de estar viviendo de la gracia estamos viviendo de la compasión, porque cada vez que te apartas de Dios, que te enfrías, para tu volver tienes que crucificar a Cristo de nuevo, por eso no vives en Su gracia.

 

La vida cristiana es un proceso dinámico y si no vas avanzando en el mundo, este te hace retroceder, oye lo que te voy a decir… el mundo allá afuera si te descuidas te hace retroceder en cuestión de segundos, por eso la vida espiritual de Dios es tan expresiva, es tan sobrenatural, para que tú no te desenfoques, porque cuando te desenfocas el mundo vuelve y te hala de nuevo, y el mundo no está allá afuera, el mundo está dentro de nosotros, ese es el hombre viejo con el que luchamos todos los días; el mundo es esos pensamientos viejos,  esas actitudes,  estructuras.

 

Hay muchos cristianos verdaderamente niños espirituales,  es decir,  están constantemente pensando en lo que Dios pueda hacer en su vida, pero no piensan que pueden hacer ellos en la vida de Cristo, y esa es una estructura que tenemos que cambiar, porque antes nosotros pensábamos ¿qué yo puedo hacer en mi vida? Pero ya  no te perteneces, tú eres de Cristo, entonces tu forma de pensar ahora debe ser qué puedo yo hacer en la vida de Cristo.

 

Tú eres responsable de ser feliz,  es decir, que no depende de nadie más,  depende de ti con Dios. La madurez espiritual no es cronológica, no es por el tiempo que tú eres maduro, tus ofensas es lo que dice cuál es tu madurez.

 

Muchas veces los inmaduros se convierten en tierra fértil para el espíritu de religiosidad.

 

Dice en 1 Corintios 3:1

De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

 

Mientras más inmaduros eres, más te la quieres dar de profundidad,  de revelación; el que es maduro no necesita decir lo que hace,  el que es maduro en vez de hablar manifiesta  la imagen y semejanza de Dios, y

 

Sabes cuál es la semejanza de Dios? Su carácter.

 

Por eso,  en cada condición que tú estés no lo mires como una desgracia, sino como una enseñanza donde hay aprendizaje, hay valor, hay cambio,  hay trasformación, hay crecimiento espiritual,  madurez.

 

Tú eres responsable de ser feliz! Que tu felicidad no dependa de nada natural, que totalmente tú dependas de Él.  Por esos dice Su palabra: probaste el poder de este tiempo, probaste ser iluminado….. Lo probaste todo ahora, ¿cómo eres capaz de alejarte? ¿Qué hay en tu mente que es más fuerte que lo que Dios ha hecho con tu vida? Piensa en esto, y no dejes que nada ni nadie te aparte de Él.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen