El poder de la voluntad. 2da. parte

El poder de la voluntad. 2da parte

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

El peor problema que tiene la voluntad contaminada y contaminante de satanás en nuestra vida es que se ha convertido en un estilo de vida que nosotros mismos pensamos y creemos que estamos bien porque se ha hecho parte de nosotros.

 

“El poder de la voluntad. 2da. parte”

 

Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre. Mateo 12:50

 

Mateo 12:50 dice:

Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ése es mi hermano, y hermana, y madre.

Existen dos tipos de  voluntades: 1) la voluntad santa y perfecta y 2) la voluntad de satanás. La voluntad Santa y Perfecta es la voluntad que tenemos que buscar; la voluntad de satanás es una voluntad contaminada y contaminante. Por eso,  nuestra voluntad viene contaminada por el pecado original, por  herencia espiritual, por lo que aprendemos en la atmosfera en que vivimos.

 

El peor problema que tiene la voluntad contaminada y contaminante de satanás en nuestra vida es que se ha convertido en un estilo de vida que nosotros mismos pensamos y creemos que estamos bien porque se ha hecho parte de nosotros, y no solamente porque lo hemos leído, sino porque lo hemos convivido; entonces, como sea mi voluntad en mi casa, será el retrato y el principio de la voluntad de mis hijos.  Por esto es que tenemos que ver de dónde es que vienen los problemas sociales, porque estos no vienen del gobierno, sino  de la casa.  El problema es que la iglesia no está haciendo su papel como tiene que hacerlo,  por eso la iglesia tiene que saber cuál es su propósito, porque cuando una iglesia sabe cuál es el propósito nunca la verás fuera de esa intención original.

 

Por eso muchos de nosotros tenemos que saber qué estamos haciendo, porque hay muchos jóvenes confundidos que no saben decidir lo que quieren.  La iglesia tiene que ir haciendo el cambio, tenemos que ir cambiando las voluntades.  La iglesia tradicional empezó con voluntades propias, no empezó uniendo la voluntad de la iglesia con la voluntad de Dios, por eso no entienden cuál es su llamado original y confunden su propósito,  si pierden lo que han conseguido con la influencia del hombre, se cae totalmente, pero si nosotros tenemos la voluntad nuestra unida a  la voluntad de Dios  vamos a tener  influencia de Dios y Él  es quien  va ser el cambio en tu ciudad,  en tu barrio,  en tu país y en las naciones.

 

En tu nuevo nacimiento tu voluntad todavía no está unidad plenamente a la voluntad de Dios,  esto se  va uniendo cuando tú vas teniendo una relación con Dios. Cuando vienes a Cristo y entregas tu vida y tu  voluntad en el altar, tu voluntad no se une plenamente a la voluntad de Dios, empieza a buscar el unirse a la voluntad de Dios , pero para que se vaya uniendo se  necesita algo que se llama relación; el religioso nunca va  unir su voluntad a la voluntad de Dios porque el religioso no tiene relación, tiene ritos , tiene cultura, costumbres, hábitos,  por eso es importante ir a la iglesia  no a buscar un Dios religioso, sino una relación.

 

¿Quiénes son los que están en la voluntad de Dios? Los que tienen relación íntima, persistente con Dios. Por eso se nos hace tan dificil el rendir nuestra voluntad a Dios porque no tenemos relación con Él, porque cuando no la tienes no lo conoces, tú no sabes lo que Él quiere y lo que no quiere,  no sabes lo que  le gusta o no le gusta.

 

La voluntad renovada por obediencia es más importante que cualquier otra área  del alma; si tú tienes una voluntad renovada por la obediencia puedes tomar control de tu alma y no caer en pecado ni fallarle a Dios, por eso es importante renovar nuestra voluntad con el temor a Dios.

 

La salvación del hombre es cuando rindes tu voluntad, no es porque obedezcas, porque te puedo decirte siéntate y me siento, pero en mi voluntad estoy parado; la palabra dice no forniques, y no lo hago pero tengo deseos, pero cuando renuevas tu voluntad,  no lo haces, ni lo piensas,  y si te viene el pensamiento lo rompes de una vez, entonces el rendimiento de tu voluntad es la plataforma de tu salvación.

 

La puerta estrecha se llama la voluntad.  Por esa puerta estrecha no va poder entrar el que no  tenga dominio de su voluntad, esa es la puerta estrecha para la salvación, la voluntad, por eso la lucha no puede ser contra el pecado, la lucha tiene que estar en contra a nuestra voluntad.

 

¿Cómo trabajo yo esa voluntad? Dice la palabra que Jesús aprendió la obediencia,  porque mientras  aprendía la obediencia más controlaba  su voluntad, por el eso el examen final de Jesús fue en el Getsemaní cuando vio que iba a morir dijo: Padre,  si puedes pasa de mí esta copa pero que se haga tu voluntad;  por eso no te mires en la condición que estás ahora, pregúntate ¿es la voluntad de Dios? porque en vez de quejarte por  lo que estás pasando, pregúntate  ¿qué quiere Dios en este proceso en Su voluntad?  Hasta en el lecho de muerte tienes  que saber que quiere Dios,  hasta tu forma de morir tiene un propósito, no hay nada que tenga vida  en el universo que no tenga un propósito, y  cuántas veces hemos abortado un propósito de Dios por no entrar en Su voluntad.

Monte de Dios

    Nombres y Apellidos del Padre (*):

    Nombres y Apellidos de la Madre (*):

    Nombres y Apellidos del Niño (*):

    Fecha de Nacimiento del Niño (*):

    Dirección de Residencia (*):

    E-mail de Contácto (*):

    Teléfono del Padre (*):

    Teléfono de la Madre (*):

    Teléfono de la Casa:

    ¿Asisten a la Iglesia?:
    SiNo

    ¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
    SiNo

    captcha Escribe los carácteres de la imagen