El temor al fracaso

El temor al fracaso

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

El temor al fracaso nos paraliza, nos entra en un estado de pasividad y no permite que activemos lo que Dios ha puesto en nosotros.

 

“El temor al fracaso”

 

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7

 

Una de las razones por la cual no somos bendecidos es por el temor al fracaso.

 

El temor no es de Dios, y nuestros sueños y nuestras ideas creativas jamás entrarán al campo de las realizaciones si tenemos un temor al fracaso. Podemos tener todas las promesas, palabras proféticas, todo el interés, el deseo de hacer algo, pero si en nosotros persiste este temor nunca podremos hacer nada, porque no tenemos una identidad  propia de quienes somos y no sabemos cuál es nuestra capacidad.

El temor al fracaso nos paraliza,  nos entra  en un estado de pasividad y no permite que activemos  lo que Dios ha puesto en nosotros.

 

Primero tenemos que entender y cambiar el pensamiento de lo que es un fracaso, romper con lo que nosotros pensamos, redefinir el significado de fracaso, cambiar el concepto.  Hay un principio que dice “que el fracaso no significa que no hemos logrado nada, significa es que hemos aprendido algo”

 

El fracaso no significa que hemos actuado como necios, sino que hemos actuado con mucha fe.  El fracaso no significa que tenemos poca capacidad, sino que debemos de hacer las cosas de distintas maneras. Fracaso no significa que somos inferiores, sino que no somos perfectos.

 

Mucha gente a fracasado  en algo que ha empezado o ha hecho, por esto le ha entrado ese espíritu de temor y no tiene una voluntad para levantarse de nuevo.

 

Fracaso no significa que jamás logremos las metas, significa que tardaremos un poco más en alcanzarlas. Fracaso no significa que Dios nos ha abandonado, sino  que Él tiene una mejor idea.

 

En la biblia hay 365 versículos que figura la expresión “no temas”, eso significa que hay un versículo para cada día donde  Dios te está diciendo: No temas.

 

La iglesia necesita que se levanten personas que sean saetas, o sea una flecha,  esta no se envía sola, hay alguien que la envía; ella por sí sola no elige donde va a caer, a ella la dirigen, entonces tú eres una flecha de Dios y Él es quien te lanza y quien dirige hacia dónde vas. Hoy tienes que levantarte como saeta y apuntar!!!!  Tienes que decir: “Yo soy una saeta en las manos de Dios”

 

Dice en  Josué 1:9

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

 

Sabes lo qué significa un esfuerzo? Es un movimiento que nunca has hecho y lo haces hasta que te empiece a molestar el cuerpo. Y cuando Dios le dice a Josué: esfuérzate en buscarme a mí, sé valiente, es porque siempre vendrá algo en contra, aunque te esfuerces y seas valiente.

 

El temor proviene de la mente incrédula y de aquellos  que piensan negativamente; son dos espíritus que maneja satanás y que pelean contra la fe.

 

El espíritu de incredulidad y el de temor anulan la fe. La gente que quiere manifestar la gloria de Dios no puede tener temor al fracaso. Todo hombre y  toda mujer que manifieste la gloria de Dios  o intente manifestar la gloria en algún momento van a fracasar, pero por esto no puedes desmayar.

 

2 Timoteo  1:7 dice:

 Porque  no nos ha dado Dios espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio.

 

El temor no permite que ese poder salga.

 

En el fondo, no le tenemos temor al fracasar, a lo que le tenemos temor es que si fracasamos qué  va a  decir la gente; entonces, en el espíritu de temor no solamente entra la incredulidad y el temor, sino que toca nuestro orgullo. Por eso, Dios anda buscando hombres humildes, en mansedumbre, que hayan perdido la reputación.

 

Una de las cosas mas problemáticas  del temor al fracaso es que  te lleva a una autocompasión. Sabes por qué el tiempo de recuperación de un cristiano cuando le falla a Dios es tan lento? Porque el fracaso se ha hecho un hábito en él.

 

Hebreo 2: 14-15 dice:

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, el también participo de los mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenia el imperio de la muerte , esto es, al diablo y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

 

Cuando sientes temor de decirle a alguien  la verdad, en el orden de Dios, cuando le tienes temor a tu esposa (o), o hacer algo, estás bajo una servidumbre satánica. El temor es un efecto normal, pero no nos puede controlar  porque es algo que nos sale del subconsciente, es una naturaleza. El temor al fracaso no es de Dios, es de satanás.

 

Colosenses 2:14-15

Anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, y despojando a los principados y a las potestades, y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.

 

Salmos 34:4

Busque a Jehová, y él me oyó y  me libró de todos mis temores.

 

Sabes dónde está  el espíritu del  temor al fracaso? Cuando no buscamos de Dios, no conocemos a Dios, no lo entendemos.

 

1 Juan 4:18

En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en si castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

 

Cuando tienes una revelación verdadera de lo que es el amor a Dios, te enamoras de Él,  y tú puedes ver lo que sea, y sabes que comes, duermes y  respiras por amor a Él.

 

Qué debe hacer una persona que tiene temor al fracaso?

 

• Tiene que ser lleno del Espíritu Santo

 

Hechos 1:8  pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos en Jerusalén, toda Judea, en samaria y hasta lo último de la tierra.

 

Para ser testigos de Dios no puedes tener temor, tienes que ser lleno de Su poder, lleno del Espíritu Santo, de la gloria de Dios, de la presencia de Dios.

 

• Tienes que tomar control de tu dominio propio

 

Isaías 26:3

Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera: porque en ti ha confiado.

 

Cuando tienes dominio propio, cuando sabes lo que eres, lo que quieres, donde estás, con quien estás caminando, se llama dominio propio,  ahí no puede entrar el temor al fracaso. La persona que tiene dominio propio sabe cuál es su capacidad.

 

• Tienes que tener revelación de que Dios camina contigo.

 

Isaías 41:10

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes porque yo soy tu Dios, que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

 

Deuteronomio 31:6

Esforzaos y cobrad ánimo; no temáis, ni tengáis miedo de ellos, porque Jehová tu Dios es el que va contigo; no te dejará, ni te desampará.

 

La palabra temor y miedo son sinónimas, quieren reflejar lo mismo, pero en dos sentidos diferentes. Miedo es algo que  estás consciente, pero que no puedes controlar,  y  temor es algo que conoces pero que te incapacita.

 

Proverbios 3:6

Reconócelo en todos tus caminos y Él endereza tus veredas.

 

Eso significa  que cuando tú caminas con Dios,  podrás caer, fracasar, pero Él va enderezar ese camino. Si estás con Dios y le fallaste, Él volverá a tomar el timón y tomarás Su curso; si fracasaste en el negocio, no temas, reconoce que Dios está contigo y Él enderezará tu negocio.

 

Alguien se tiene que levantar como saeta!!! Un fracaso no es derrota, es que estás  aprendiendo.  Por eso, no tengas temor en predicar su palabra, de decir lo que Dios está haciendo en tu vida, de sanar enfermos, de liberar al cautivo, no temas en decir que eres cristiano, porque Dios te mandó hacer discípulos en todas las naciones, es un mandato, no puedes quedarte callado, el temor debe de salir de tu vida.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen