La responsabilidad en Dios trae recompensa – Apóstol Miguel Bogaert

Las bendiciones que recibimos no son solamente materiales, sino también espirituales.

 

Hechos 17:16
Mientras Pablo los esperaba en Atenas, su espíritu se enardecía viendo la ciudad entregada a la idolatría.

 
Pablo fue un hombre que cuando tuvo un encuentro con Dios, tuvo un cambio radical y dice que Pablo, su espíritu, enardecía de ver la condición de ese pueblo en la idolatría, como ese pueblo tenía ese espíritu de idolatría, ese espíritu de religiosidad y no tenía una realidad con Dios, no tenía una relación con Dios. Cuando usted tiene un real encuentro con Dios su espíritu se hace sensible y cuando usted ve algo que está fuera del orden de Dios, pues su espíritu se enardece, se enfada, se indigna, y esto es importante que lo entendamos, cómo Pablo se indignó de ver ese pueblo en esa condición. El apóstol Pablo fue un hombre que cuando tuvo un encuentro real con Dios cambió, jamás volvió a ser el mismo.

 
Hechos 17:22-27

Entonces Pablo, puesto en pie en medio del Areópago, dijo: Varones Atenienses, en todo observo que sois muy religiosos…

 
Que coraje tenía el apóstol Pablo, él le estaba hablando a un pueblo y le estaba hablando de frente, sin tapujo y ¿sabes por qué? Porque en su corazón estaba siendo enardecido, estaba indignado de ver cómo ese pueblo estaba sometido a la idolatría, a la religiosidad.

 
23Porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO. Al que vosotros adoráis, pues, sin conocerle, es a quien yo os anuncio.

 
Qué idolatría tenían esa gente, qué religiosidad, que tenían un santuario y adoraban al Dios no conocido, ellos sabían que era un Dios para ellos, pero era desconocido, y lo mismo pasa ahora en este tiempo, adoramos a un Dios desconocido, le pedimos a un Dios desconocido, le oramos a un Dios desconocido, le ayunamos a un Dios desconocido, porque no tenemos una relación con Él, no tenemos una convicción de quién es Dios, no tenemos una convicción de lo que es Dios para nosotros.

 
Nada que usted no conozca usted podrá tener convicción, Pablo si tenía una convicción para hablar como hablaba. Pablo si tenía una realidad para hablar como hablaba, no era cualquiera que se paraba frente a un auditorio y le decía, ustedes son unos religiosos, había que tener un coraje fuerte, pero más que coraje, habría que tener una convicción real de lo que usted estaba hablando.

 
24 El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, 25 ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a toda vida y aliento y todas las cosas.

 
Pablo le está soltando su doctrina en lo que él está sustentado para decirles religiosos, a veces buscamos de Dios, le oramos a Dios como si Él necesitara nuestra oración y estamos equivocados, Él no necesita nada de usted. El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay. mira la doctrina que teníaPablo, Pablo no cualquerizaba a Dios, Pablo sabía quién era Dios, él sabía quién era Dios, lo tenía claro, tuvo un encuentro real con él, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por humanos, o sea él le está diciendo: el Dios que creó el universo, el Dios que lo creó a ustedes, el Dios que hizo, la tierra, los cielos, ese es el Dios que yo le estoy hablando a ustedes, hay gente que tiene que aprender esa doctrina de Pablo, no tener duda de quién es Dios.

 
26Para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación; es el Dios que prefijó tu tiempo y te puso en un espacito de su habitación y tú quieres gobernar a Dios, tu quieres hablar con Dios, tu quieres hablar con Dios, tú quieres hacer con Dios, usted tiene que empezar a respetar a Dios, usted tiene que empezar a saber quién es su Dios, usted tiene que empezar a tener convicción de quien es el Dios que usted sigue, quien es el Dios que usted sirve, quien es el Dios que está contigo, tiene que dejar de faltarle el respeto a Dios. 27 para que busquen a Dios, si en alguna manera, palpando, puedan hallarle, aunque ciertamente no está lejos de cada uno de nosotros.

 
Pablo lo tenía claro su doctrina, Pablo sabía a quién seguía, Pablo sabía a quién le predicaba, él lo tenía claro, cosas que ni tú ni yo tenemos, por eso Dios en nuestra vida no es nada, lo tenemos como un bombero para que nos resuelva los problemitas y Dios no es un Dios para resolverte los problemas, Dios es un Dios para enseñarte a ti a resolverlos.

 
Esta doctrina de Pablo se nos tiene que revelar para que entendamos que Dios no es cualquier cosa, que Dios es Dios de dioses, señor de señores, el Alfa, la Omega, el que sostiene el universo, el que te hizo, el que te creó, el que te dio mente, el que te puso espíritu, todo nuestro ser tiene que anhelar su presencia, por eso Pablo le llamaba religioso, vivimos un Dios de religión.

 
Yo te pregunto, ¿para qué hacemos ayuno? ¿Qué mensaje le estamos dando a Dios con un ayuno? El ayuno no es una herramienta para forzar el brazo de Dios, para que Él te dé lo que tú deseas, ese no es el ayuno, el ayuno tiene un propósito espiritual. El primer propósito espiritual que tiene el ayuno, es que tú te bajes del carro de tu vida y le digas: Señor, toma tú el guía y que tu Espíritu Santo se pasee en mí… Es darle lo primero a Él.

 
Su meta debe de ser que Dios sea su todo, lo primero en su vida, si antes lo era, ahora es que lo va a ser de verdad. Cada experiencia que usted tiene con Dios te va a traer recompensas.

 
Recompensa en Dios es el resultado de usted haber asumido una decisión responsable en Él. Mucha gente en la iglesia quiere tener experiencia con Dios, pero no quiere tener responsabilidad con Él; no hay experiencia con Dios si usted no es responsable con Él, porque la recompensa es el resultado de esas experiencias y Dios te recompensa por eso, pero usted necesita ser responsable. El ayuno te da una recompensa a ti, pero esa recompensa no dependerá de Dios va a depender de ti de la responsabilidad con que tú enfrentes el ayuno y la iglesia tiene que aprender esto, porque es muy fácil dejar de comer, lo que no es fácil es ser responsable para usted decir yo estoy ayunando, eso si no es fácil.

 
Mateo 6:16-18

16Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

 
Fíjense usted cómo la recompensa es el resultado de su responsabilidad, cualquiera deja de comer, pero no cualquiera es responsable en aplicar lo que significa la palabra ayuno.

 
17 Pero tú, cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunas, sino a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 
Las recompensas de Dios vienen conforme a mi responsabilidad como creyente.

 
Yo te pregunto, ¿Cómo podemos buscar a Dios bajo un concepto de pensamientos, frustraciones, mentalidades en nosotros?, donde nosotros definimos quién es Dios y cómo es Dios, hasta juzgamos a Dios, siendo Dios el creador del universo, de los cielos y la tierra.

 
Mateo 6:5-6

5 Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos de los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

 
Porque su responsabilidad es que los hombres lo vean, entonces hay recompensa de bendición, pero también hay recompensa de maldición de pérdida, por eso hay responsabilidades religiosas, pero también hay responsabilidades del espíritu

 
6 Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 
Mateo 6: 2-3.

2 Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

 
Entonces hay una recompensa también cuando todo lo que tú haces lo haces para que los hombres te vean.

 
3 Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, 4 para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

 
El ofrendarle a Dios responsablemente te da recompensa. La palabra recompensa significa galardón. Por eso, usted tiene que entender bien claro la diferencia entre regalo de Dios y recompensa de Dios.

 
Apocalipsis 22:12

12 He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

 
Conforme mi estilo de vida en Cristo Jesús yo tendré una recompensa, entonces usted tiene que ser responsable, por eso es que la salvación es personal.

 
Colosenses 3:23

23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; 24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

 
El servicio responsable trae recompensa.

 
Cuando soy responsable y soy obediente viene recompensa.

 
Deuteronomio 28

 
Acontecerá que, si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

 
Cuando soy responsable en obedecer a Dios, Dios me exaltará, exaltarte significa que usted deje de vivir en el anonimato, es Dios levantarte y darte todo lo que él tiene para que la gente te siga.

 
2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

 
Si soy responsable en obedecer a Dios, las bendiciones me seguirán y me alcanzarán.

 
El ayunar, el orar, el ofrendar, mis obras, mi estilo de vida, mi servicio, y obedecer a Dios, te da recompensa.

 
3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. 4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar. 6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir. 7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

 
Tienes que levantarte y empezar a hacer las cosas diferentes, empezar a poner a Dios en su justo lugar, empezar a ver a Dios como lo tienes que ver en el espíritu.

 
8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da. 9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tú Dios, y anduvieres en sus caminos. 10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán. 11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar. 12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado. 13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas,

 
Todo lo que usted necesita está en el cielo, si usted es obediente a Dios, Dios te va a llenar, te va a prosperar, te va a bendecir, te va a sanar, Dios te va a dar los tesoros del cielo.

 
Diferencia entre un regalo de Dios y recompensa. Regalo es lo que Dios te da porque él es bueno, Dios te regala una sanidad porque Él es bueno. Dios te da recompensa cuando usted antes de estar enfermo usted se alimentaba bien y hacía ejercicios entonces Dios te recompensa con una buena salud, en otras palabras, la responsabilidad se va alante que los problemas.

 
Usted puede ser lleno del Espíritu Santo, cuando usted vino a Cristo usted puede ser lleno del Espíritu Santo, eso es un regalo Él lo prometió que nos iba a dar de Su Espíritu Santo, que nos iba a llenar de su Espíritu Santo, pero recompensa es que usted camina bajo la unción del Espíritu Santo, porque usted tiene que ser responsable y obedecerlo, tener intimidad con Él y de hacer las cosas que a usted le corresponde hacer. La unción no es un regalo, es una recompensa, Dios te recompensa con unción cuando usted es responsable con lo que le corresponde hacer, en otras palabras, todo lo que es recompensa en Dios es sinónimo de sacrificio.

 
Cuando usted es responsable en esas seis aéreas que yo le hablé, el ayuno, la ofrenda, la oración, tus obras, tu servicio, y tu obediencia, usted tiene derecho de reclamar recompensa, esas seis cosas es lo único que usted se va a llevar al cielo, y para usted tener esas seis cosas Dios tiene que ser primero, Dios es lo primero en todo.

 
1 Reyes 17:8-12

 
8 Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: 9 Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente. 10 Entonces él se levantó y se fue a Sarepta. Y cuando llegó a la puerta de la ciudad, he aquí una mujer viuda que estaba allí recogiendo leña; y él la llamó, y le dijo: Te ruego que me traigas un poco de agua en un vaso, para que beba. 11 Y yendo ella para traérsela, él la volvió a llamar, y le dijo: Te ruego que me traigas también un bocado de pan en tu mano. 12 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos morir.

 
Le doy lo primero a Dios, todo para mi Dios y Él suplirá, la harina de la tinaja no escaseará.

 
Seis áreas en la que, si eres responsable, tendrás recompensa y se abrirán las ventanas de los cielos para tu vida:

 
Ayuno
La oración
Ofrendas
Estilo de vida
Servicio
Obediencia
Dios te abrirá los tesoros de los cielos a tu favor. No pretendas buscar a Dios como lo estabas buscando toda tu vida, si usted le da lo primero a Dios en su vida, Él se encarga de todo lo tuyo.

 
Hay cosas que tenemos que dejar, cada cosa que usted sabe que tiene que dejar más responsable lo va a ir haciendo y usted va a empezando a crecer en responsabilidad y usted comenzará a ver la relación con Dios, las experiencias con Dios y las recompensas en Dios.

 

No comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *