Llaves para gobernar

Llaves para gobernar

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

Hoy quiero levantar tu fe, para que entiendas cuál es el motivo de por qué Dios te creó y qué expectativas tiene Dios de ti.

 

Dice en Génesis 1:6-12

Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno. Después dijo Dios: Produzca la tierra hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género, que su semilla esté en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su género. Y vio Dios que era bueno.

Esto quiere decir que Dios, desde el primer día hasta el quinto, todo lo que hizo fue bueno y grande, es decir que Dios preparó un hábitat, una atmósfera para dársela al hombre, porque Él no hizo al hombre desde un principio sino que primero empezó hacer las cosas que le iba a dar al hombre para que las administrara.

 

En Génesis 1:26

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

 

Vemos como Dios después que prepara la atmósfera, prepara el ambiente y le dice al hombre que la subyugue, es decir, que la enseñoreé, que la disfrute, que tome el control, que sea un administrador.   Dios hace al hombre a imagen y semejanza, y cuando Él está hablando de semejanza, me está hablando de que Dios hizo al hombre con un espíritu creativo para que pueda crear, porque el único ser viviente que puede ser creativo es el hombre. Satanás no puede crear, sin embargo el hombre si, ahora bien, satanás si puede crear pero a través del hombre, distorsionándolo.

 

Dios brinda a su pueblo la oportunidad de ser empresarios, de ser administradores, de ser dirigente social, político, es decir que Dios le brinda la oportunidad al hombre para que se mueva en todas las esferas. ¿Por qué les hago esta instrucción?, porque uno de los problemas que tiene la iglesia cristiana es que creemos que hay cosas en las que nosotros no nos podemos meter, que no podemos abordar, y eso es una mentira del enemigo. Nosotros podemos abordar todas las esferas que están en la tierra porque Dios lo dijo, que nosotros podemos tener control de todo lo que se mueve en la tierra.

 

¿Un cristiano puede ser empresario? Claro que sí, ¿Un cristiano puede ser dirigente político? Claro que sí, ¿un dirigente social? Claro que sí. ¿Puede ser un cristiano presidente de un país? claro que sí ¿Puede ser un senador? sí. Jesús terminó lo que Dios empezó y lo terminó con Pedro cuando le dijo en Mateo 16: 19: Pedro, te entrego las llaves del reino de los cielos y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

 

Tenemos las llaves para atar y desatar. Una cosa es tener el control y otra cosa el dominio, no es lo mismo; tú puedes controlar una situación pero dominar una situación es diferente.

 

Tenemos que saber que donde nosotros estemos debemos ser cabeza y no cola, primeros y no segundos, estar arriba y no debajo, pero el enemigo nos ha confundido, nos ha metido en un conformismo, en una situación que nosotros creemos que debemos de estar pasivos, conformistas, subyugados, pero a partir de ahora, y tienes que entrar con un porte diferente, no de orgullo, ni de altivez sino de algo que te corresponde: control, poder y dominio.

 

Hay algo que Dios dijo desde que hizo al ser humano: subyugad, multiplicaos y luego vino Jesús y nos dio la llave de autoridad, dominio. Reino no es religión, Reino es autoridad, poder sobre un territorio, y ese territorio es donde te desenvuelves: tu casa, trabajo, universidad, donde quiera que te mueves es un reino, entonces tienes dominio control y autoridad, pero hasta que no lo entiendas todas las circunstancias adversas y todos los problemas van a estar por encima de todo esto, por eso tienes que cambiar y tomar conciencia en tu interior que lo que te estoy diciendo es verdad.

 

Todo lo que nosotros tenemos es conocimiento externo pero no logramos entrar en el conocimiento interno de tu conciencia, de creerte que lo que dice la palabra es real.

 

Cada vez que hablo de este tema todo el mundo se pone feliz porque dice que tenemos la llave, el control, el poder para toda situación, pero la primera llave que Dios dijo no es para tener cosas sino para salir de cosas. Queremos la llave para abrir la caja fuerte de Dios y decimos: Padre en el nombre de Jesús yo ato en la tierra como en el cielo el espíritu de miseria, pobreza, toda maldición de pobreza la ato aquí en la tierra como en el cielo; pero cuando el Pastor te predica de la fornicación, la llave no entra; no entra la llave para la mentira, no entra la llave para el robo, no entra la llave para la ira, no entra la llave para el adulterio, para el traguito, y ¿qué pasó con la llave? Me la cambiaron? Padre la llave, Señor la llave, y de una vez llaman a que vengan a cambiarme esta cerradura que la llave no me sirve, pero el problema no es la llave, el problema eres tú.

 

La llave del pecado, Santiago 4: 7: Someteos, pues a Dios; resistid al diablo y huirá de vosotros.

 

Sabes por qué no tienes control de la llave del pecado, porque no estás sometido a Dios, porque dice la palabra que si estás sometido a Dios, el diablo huye de ti, pero como estás sometido a tu cuerpo, a tus hormonas, a tus deseos, entonces el diablo tiene tu llave; pero el que está sometido a Dios son llaves maestras que entran en cualquier cerradura.

 

Cuando tomamos el control de la llave del pecado, lo que te viene automáticamente son bendiciones, por lo que Dios nos da las llaves para gobernar sobre las bendiciones.

 

A mucha gente Dios le da las llaves sobre las bendiciones y les trae tristeza, tormento, problemas, a veces las bendiciones te apartan de Dios; por eso siempre le he dicho que Dios no solo prueba en escasez, Dios también te prueba en la abundancia, a veces Dios te suelta, para ver cómo tú caminas. Entonces hay una llave que Dios nos da para nosotros administrar la abundancia; por eso usted va ver gente que son bendecidos aquí o en cualquier lugar y como no tiene esa llave de autoridad para administrar la abundancia se alocan, dejan de venir a la iglesia, porque para manejar la abundancia en Dios, tienes que tener una autoridad, una llave, sino la abundancia se te va convertir en una desgracia, no la saben manejar, entonces Dios te prueba y en ese probatorio se ha quedado mucha gente.

 

Estas son las diferentes llaves que Dios nos da:

1) La llave del pecado

2) La llave de la abundancia.

 

Proverbios 10:22 dice:

La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella.

 

3) llave para gobernar sobre las circunstancias. Es la llave de autoridad y dominio que te puede venir lo que sea y tienes control. La tercera llave es para gobernar las circunstancias adversas, un problema, una enfermedad, una crisis, que tengas control, aquí casi todos fallamos entrando esa llave para las aflicciones.

 

1 Corintios 10:13

No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no es dejara ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.

 

4) La llave para gobernar la nación

 

Dice en Proverbios 29:2

Cuando los justos dominan el pueblo se alegran, más cuando lo dominan un impío el pueblo gime.

 

Cuando te hablo de nación es que la cuarta llave es para tú gobernar donde quiera que estés; para gobernar en un sitio tú no tienes que dar órdenes, lo que tienes es que ser es sabio; el dar órdenes no significa que tienes el control, hay gente que no dan órdenes y son los que gobiernan, entonces nosotros como hijos de Dios tenemos que tener esa cuarte llave, de tener control de gobernar donde quiera que nosotros nos movemos.

 

Estas cuatro llaves fueron las que José estableció en su vida. José duró 13 años de amargura y tenía una visión, un sueño.

 

Dice en Génesis 41: 38-40

Y dijo Faraón a sus siervos: ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? Y dijo Faraón a José: Pues que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay entendido ni sabio como tú. Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú.

 

José era un Joven de 17 años y atravesó 13 años pasando problemas, donde fue vendido, fue esclavo, perseguido y encarcelado; tal vez pasando lo que tú quizás estás pasando ahora, pero José tenía un sueño, una visión; Dios le había hablado a José como a muchos, pero José no dejó de persistir y seguía persistiendo porque sabía lo que quería; cuando José estaba pasando trabajo ya Dios estaba trabajando con el Faraón, poniéndole sueños, y José ni tenía idea de eso, es más cuando Faraón tuvo el primer sueño, José ya tenía dos años preso, y quizás José estuviera desesperado, hubiera desistido preguntándose: y de qué sueños fue que me habló Dios, si mira donde estoy, y lo que menos José pensaba era que Dios estaba moviendo sus fichas poco a poco para que Dios lo colocara en el justo momento que le necesitaba para usarlo. José lo que menos sabía es que desde que el día que Dios le dio sueños y una visión, ya Dios estaba preparando el alimento de Su pueblo.

 

Yo te estoy hablando proféticamente que aunque estés en un pozo o en una cisterna, estés encadenado en una cárcel, Dios está moviendo un sueño de alguien donde te va a colocar con los grandes. Pero para Dios colocarte con los grandes tienes que entender lo que estoy diciendo, de que Dios te hizo para ser cabeza y no cola, para estar encima y no debajo.

 

José, 13 años de tortura, a los 30 años le da Dios ese sueño a Faraón, y José metido en la cárcel, y él confió en el copero, y le dijo: dile a faraón que yo estoy aquí, y el copero se olvidó de él. Pero José tenía algo que nos falta a nosotros, tenía pasión por Dios.

 

A los 30 años de José, le dijo Faraón a su siervo ¿Acaso hallaremos a otro hombre como este, en quien está el espíritu de Dios? José era igual que los otros, pero algo le hacía grande que tenía dentro; cuando faraón tuvo el sueño, vinieron todos los sátrapas, todos los sabios y brujos; y José solo necesito abrir su boca para sacar sabiduría del espíritu; y este Faraón dice: encontraremos alguien que tenga el espíritu de Dios? José tenía la respuesta ahí, y sabes por qué? porque nunca se dejó contaminar, estaba en la desgracia y no se contaminó; estaba en la abundancia y no se contaminó; y supo esperar el tiempo de Dios, porque cuando tú estás esperando en Dios y no te contaminas, lo que te viene es un palacio.

 

Tenemos que aprender de José. Él no se contaminó con nada, cuando tienes las llaves, esas llaves siempre te van a sanar tú corazón; José sanó su corazón.

 

Dice en Génesis 45: 4

Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendiste para Egipto. Ahora pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros.

 

¡Qué profundidad tiene esa expresión de José! Esa palabra, preservación, es la esencia de todo hijo de Dios, cada uno de nosotros somos preservadores de vida; José se encontró con sus hermanos y estaban muriéndose porque ellos creían que José se iba a vengar de ellos.

 

La iglesia es una preservadora de vida, cuando por la puerta de la iglesia llega alguien, llega una vida y debemos preservarla. Dice la palabra que José nunca maltrató a nadie, porque él entendió que era un preservador de vida. Y esto tú no lo puedes adaptar a tu cerebro y a tu pensamiento externo, sino que tienes que introducirlo a tu conciencia interna, que si eres hijo de Dios, si eres cristiano y estás llevando una vida divina de Dios, el reflejo de esa vida divina de Dios es que tú eres un preservador de vida.

 

El que está alineado con Dios, su proceso puede ser largo, pero Él te asegura que las bendiciones serán mayores. Solo tienes que ser sabio e inteligente, y tener el espíritu de Dios hablando por ti.

 

De hoy en adelante atrévete como José, a buscar lo que Dios tiene para Su pueblo. Debemos de entrar primero en un Orden, segundo en un Compromiso y tercero en Santidad para que haya una conversión genuina en nosotros. Una vez que la iglesia entre en esto, entonces estará preparada para salir con voz de trompeta a proclamar la unidad de su iglesia.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen