Tu fe controla la crisis

Tu fe controla la crisis

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

Cambio es el resultado de una crisis; conforme el cambio, va a depender el éxito, ahora bien, el poder manejar la crisis en el cambio es lo que te va a dar la fortaleza para sobrepasar la crisis. Un problema que nos afecta es que en el momento que viene la crisis no sabemos afrontarla, y ésta es una situación que te afecta y no tienes control ni responsabilidad de ella. Debemos entender que la mejor manera de verla es con la percepción.

 

La crisis es tu íntimo amigo; todos los hombres de la Biblia empezaron su llamado con una crisis. Una crisis llevó a Moisés a un propósito que Dios tenía con él.

 

Con tus pensamientos puedes interpretar la crisis, todo va a depender de tu forma de pensar.

Dice la Palabra de Dios que aunque estamos en este mundo, no somos de este mundo, por eso cuando entendemos que hay crisis, es una crisis de idea, ahora, conforme la idea que tengas de ti mismo y de lo que eres, así tendrás una percepción de la crisis.

 

Dice en Mateo 4:17:

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

 

Así empezó Jesús, fue bautizado y luego fue lleno del Espíritu Santo, y se fue al desierto por 40 días, y al salir de ahí, lo hizo lleno de autoridad, del poder de Dios, y en su primer mensaje dijo “Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado a vosotros”, Él no habló de religión, Él no dijo:”Arrepentíos, ha llegado a vosotros la religión; Él dijo: “Ha llegado a vosotros el reino de los cielos”. Debemos entenderlo, si Él habla de un reino, es porque hay un rey, si hay un rey es porque hay un territorio, y si lo hay, hay súbditos al cual el rey gobierna, y esos somos nosotros, su pueblo.

 

Nosotros pertenecemos al reino de Dios, ésta va a ser la base de la percepción de cómo vamos a tomar la crisis. Cuando Él dice arrepentíos, y esto es importante porque si no te arrepientes no entenderás la dimensión de que somos de su reino, es por revelación, no todos lo entienden; una cosa es ser hijos de Dios y otra cosa es ser ciudadanos del reino, el reino es poder, autoridad, paz, gozo, benignidad, mansedumbre, son los frutos del Espíritu Santo, nosotros podemos ser hijos de Dios y no manifestar el reino, no sé si han visto hijos que tienen su padre, y no manifiestan ser hijo de ese hombre, y sin embargo, son hijos.

 

La palabra arrepentirse en griego significa metanoia, cambio de pensamientos, emociones y voluntad; todo esto lo que me habla es de un cambio de conducta, es decir, si somos hijos de un rey, pertenecemos al reinado de Jesucristo, y no somos de este mundo ¿cómo podemos ver las cosas? De la única manera es si nos arrepentimos, cambiamos las emociones, la voluntad, y entonces entra la revelación de que somos hijos de Dios, y cuando manifestamos la gloria de Dios, la crisis que vemos grande, no son crisis porque estamos gobernados por otro sistema, tu proveedor es el rey, no es lo que provee el mundo.

 

Cuando le entregamos nuestra vida a Jesús, lo primero que cambia es nuestro corazón, empezamos a hacer obras, manifestamos una sensibilidad por el necesitado, queremos ayudar, regalamos y eso no está mal; cuando nos convertimos comenzamos a venir los domingos a la iglesia, se convierte en un rito, pero Él quiere que seamos ciudadanos del reino, con manifestaciones. Ahora, ¿qué pasa con la palabra arrepentíos? “Metanoia”, en el alma está el asiento de la mente, de las emociones y de la voluntad. Es lo más difícil, ahí es donde está el problema, convertir esas áreas al dominio y señorío de Cristo. Amamos a los hermanos pero continuamos con la misma conducta, esto nos lleva a mirar la crisis como la mira el mundo, por eso nosotros como hijos de Dios tenemos que empezar a doblegar esas áreas, tenemos que doblegar la voluntad, los pensamientos, los sentimientos, las emociones, porque cuando estamos bajo el reinado de un rey ya no tenemos voluntad, ya le servimos a ese rey.

 

Cuando tomamos el control de estas tres áreas empezamos a manifestar el reino de Dios, el poder, la autoridad. Tantos hijos de Dios en problemas, crisis y derrota porque no han dominado esas áreas, y penetran en el carrusel de los que están ahí afuera, y nosotros estamos bajo el sistema del cielo, y que yo sepa no falta de nada, no se va la luz, no falta la gasolina. Tienes que levantarte, darte valor, porque somos real sacerdocio, pueblo adquirido por Dios.

 

Cuando tomamos el control de esas áreas y de la crisis empiezan a venir las ideas creativas, los negocios, ahora, ¿por qué no vienen esas bendiciones? Porque la crisis nos arropa y somos vulnerables a lo que dice en los periódicos, a lo que dicen de nosotros. No, hermano, usted tiene otro nivel, un sistema financiero del cielo, hay una seguridad social del cielo.

 

Cuando venga la crisis, empieza a pensar ¿quién es mi rey, a quién tengo a mi lado las 24 horas? La crisis saca lo mejor de nosotros. La crisis saca el león que tenemos dormidos, te saca del conformismo, te pone a pensar mejor, te incomoda, hay un movimiento, te lleva a inventar algo. Hay quienes necesitan crisis para moverse, cuando Dios te quiere bendecir va a permitir que venga una crisis.

 

A Dios le encanta las crisis, un Sadrac un Abed-nego, lo pusieron en el horno, un Daniel en el foso de los leones, porque Dios quería presentarse como el Dios de toda autoridad, de poder, de ese sistema para que viera que su pueblo en medio de la crisis podía dormir con los leones porque el pueblo de Dios no le tiene miedo a la crisis. A Daniel lo tiraron en el foso de los leones para romper el sistema político y financiero que existía para que supieran y él le demostró que los hijos de Dios no le tienen miedo a la crisis. El pueblo de Dios resplandece, tu trabajo es más fuerte que la crisis, las promesas de Dios son más fuertes que las crisis. Y dijo: “Todo lo que pidamos en mi nombre os será dado”. Dios no sacó 3 jóvenes del fuego, sino que Él estaba en medio de ellos. Por eso tenemos que arrepentirnos, todo tiene su tiempo. Lo dice en Eclesiastés 3, me está diciendo que todo es temporero, la Biblia me dice que la crisis de ahora es temporera.

 

Dice Génesis 8:22:

Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.

 

Algunos de nosotros ahora estamos en la noche pero Él prometió que venía en el día, tu fe no solamente es para una fe de día, tu fe debe ser para una fe de noche también. Lo que Dios te dijo en el día es efectivo en la noche, por eso debes tener una fe del reino, la fe del reino es la fe que es de día y es de noche, no importa que estés en la noche es igual.

 

La crisis te ayudará a que tengas éxito y progreso; la mayor fuente de la desilusión es esperar que las cosas no cambien; ahí viene la mayor desilusión. Te casas con una mujer y luego de los años te desilusionas porque crees que nunca va a cambiar, y hay cambios, hay que cambiar la forma de pensar, todo en la vida es un cambio, no hay nada estático, cuando viene una temporada de crisis vienen cambios ahora, no te quedes con la mente de la crisis, cambia.

 

Dice el Salmo 145:13

Tu reino es reino de todos los siglos, y tu señorío en todas las generaciones.

 

Ese reino nunca cae, es reino de todos los siglos.

 

Ezequiel 34:25

Y estableceré con ellos pacto de paz, y quitaré de la tierra las fieras; y habitarán en el desierto con seguridad, y dormirán en los bosques.

 

Esta palabra es tremenda, es una palabra de promesa que nosotros lo que estamos viviendo en su reino estamos en otra dimensión, las bendiciones vienen por temporada; cada cambio de temporada garantiza un cambio en tu vida, si estás teniendo una crisis, ten por seguro que esa crisis te va a mover a otra temporada mejor. Cuando entiendes por revelación que eres hijo de Dios, que eres hijo de un rey y que estás en el reino de Dios no te puedes rendir porque eso no va a durar mucho. La llave de la crisis es soportar la temporada; cuando tenemos pensamientos del cielo vienen ideas creativas.

 

El principio de toda crisis es un principio de ideas que no están siendo organizadas, uno sale con una idea actúa con esa idea y crea una crisis porque no organizo esa idea.

 

Ahora bien, tu percepción de ver las cosas te dará éxito, te lo voy a poner fácil: un hombre, un madero, un martillo, unos clavos, sangre, dolor, crisis y Dios dice “salvación”, el problema de la crisis no es más que la percepción con la cual mires esa crisis.

 

Conforme tu percepción, conforme la crisis, cuando a ese hombre lo vieron con un madero encima, con clavos, el martillo, la sangre, los religiosos ¿sabes qué dijeron? Crisis, crisis y Dios de arriba les dijo: “no es crisis, es salvación, es bendición, prosperidad”.

 

Ahora bien, los ciudadanos del reino no debemos reaccionar como reaccionan los del mundo, ¿y cómo reaccionan ellos? Dejan de ser bondadosos, dejan de ayudar y servir al prójimo, porque su confianza está en la crisis o en el hombre, pero nosotros ciudadanos del reino: Hay crisis, más ayudamos, más cosas grandes hacemos, ¿sabes por qué? Porque nosotros no dependemos de la crisis ni del hombre, sino que dependemos de Dios.

 

Los del mundo, comprometen sus valores, cuando hay crisis se convierten en corruptos para poder sobrevivir, por eso en medio de la crisis se reconocen los verdaderos valores de los hombres, se reconocen los verdaderos líderes, se sabe quién tiene valores.

 

Cuando no hay verdadero liderazgo con ideas claras, en medio de la crisis los líderes se desgastan, y antes de desgastarse y caer se convierten en permisibles de la corrupción para mantener el puesto de mando, el problema no es la crisis, es un problema de liderazgo efectivo y real.

 

Cuando los líderes surgen en temporadas de crisis, cambian sus valores y se comprometen de una manera egoísta por su propia supervivencia, surgen como líderes con unos valores, con propósitos, convicciones y metas, pero cuando vienen las crisis lo comprometen todo y se olvidan que son líderes.

 

En otras palabras, quiero decirte que las crisis son buenas, porque hacen dos cosas importantes: o te promueven o te corrompen. Tenemos un José que a los 17 años Dios lo levanta con un sueño, expresa su sueño, dice su sueño, y comienza una crisis en la vida de José, tenía una vestidura especial pero la crisis hizo que tuviera que perder la vestidura para poder entrar a Egipto, eso fue crisis pero la percepción de José no era crisis, era Palacio.

 

José cae en una cisterna, no mira la crisis, mira Palacio, sale de la cisterna lo hacen esclavo no mira crisis, mira Palacio. Sale esclavo, va a la casa de Potifar la esposa de éste lo persigue, lo entran a la cárcel no mira crisis, mira Palacio; tenía otra percepción de las cosas, él miraba el destino, propósito, Palacio, en todo el proceso de José desde sus 17 años hasta los 34 para todo el mundo era crisis, para José era Palacio, y en medio de la crisis no se corrompió, mantuvo sus valores y su fe en medio de la crisis.

 

La crisis revelará en dónde y a quién le tienes fe. Cuando estás en crisis se te revelará hacia dónde está dirigida tu fe. ¿Tu fe está en el hombre, en el mundo, o en Dios?

 

José no comprometió sus valores ni su fe, él dijo: “yo tuve un sueño, tengo un propósito, tengo una meta, tengo un destino”.

 

Cuando cambias tu percepción verás tres generaciones, dice la Palabra que José vivió durante mucho tiempo y disfruto de tres generaciones vio a sus hijos, nietos y biznietos.

 

No importa la crisis y la circunstancia que estés pasando, solamente cambia tu mirada horizontal a una mirada vertical y permite que el Espíritu Santo toque tu corazón, las puertas están abiertas hay una embajada del reino en cada punto de esta cuidad, y esa embajada es una iglesia, tú eres ciudadano del reino.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen