No pierdas el gozo y el deleite en Dios

No pierdas el gozo y el deleite en Dios

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro; por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó. Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo. 1 Tesalonicenses 2:17-20

 

Los momentos de crisis, de tratos, te llevan a estar enfadado y a perder lo que es el deseo,  el gozo o el deleite de estar con Dios, y hay un sentimiento que afecta nuestras emociones, nuestro ser, y es el desánimo, la desilusión y el desaliento; específicamente te quiero hablar de estas tres cosas.

El desánimo y la desilusión es el arma que el enemigo utiliza en contra de todos los que quieren acercarse a Dios y quieren servirle. Estos sentimientos afectan al hombre viejo y al hombre nuevo también, y mientras todo está bien y no hay ningún tipo de problema, en ese tiempo podemos hablar de fe, podemos expresar fe, manifestarla, avanzamos el Reino, pero cuando viene la crisis, cuando vienen las situaciones adversas, algo se dispara dentro de nosotros que nos entra en desánimo,  en desaliento, y es un arma que tiene el enemigo como una bomba de tiempo y él sabe cuando programarla, y la dispara dentro de nosotros, que aunque seamos criaturas nuevas por haber venido a los pies de Cristo, se mantiene latente.  El enemigo  usa esta arma porque le hemos dado derecho legal,  primero por nuestra falta de conocimiento, del potencial que hay dentro de nosotros, y segundo porque nosotros no sabemos con quien estamos y quien es la fuente que dependemos.

 

Mientras tú más entras en desánimo, desaliento,  desilusión en este caminar, más falta de conocimiento  tienes, por ende, más inmaduro espiritualmente  eres, por eso quiero hablarte de esto, para cuando vengan esas situaciones tú le remetas al enemigo y le digas bien claro: “ yo sé con quién estoy , yo sé quién es la fuente, yo sé el potencial que tengo dentro de mí, que puedo atar y  puedo desatar, que puedo bajar de los cielos y hacer visible lo invisible, y el enemigo sabe esa teoría y de allí conoce esa debilidad en nosotros y va utilizar condiciones específicas para que nosotros entremos en ese desánimo, en ese desaliento.

 

Dice en 1 Tesalonicenses 2:17-20

Pero nosotros, hermanos, separados de vosotros por un poco de tiempo, de vista pero no de corazón, tanto más procuramos con mucho deseo ver vuestro rostro;  por lo cual quisimos ir a vosotros, yo Pablo ciertamente una y otra vez; pero Satanás nos estorbó. Porque ¿cuál es nuestra esperanza, o gozo, o corona de que me gloríe? ¿No lo sois vosotros, delante de nuestro Señor Jesucristo, en su venida? Vosotros sois nuestra gloria y gozo.

 

Satanás pensaba que obstruyendo a Pablo para ir a verlo, lo iba a desanimar.

 

Dice el salmista David en el Salmos 42:5 ¿Por qué te abates, oh alma mía, Y te turbas dentro de mí?  Así decía David, él tenía este problema también pero en cambio en cada Salmo que reflejaba lo que estaba en su alma, en desaliento, abatido,  siempre iba confiando en Dios.  –Diré a Dios: Roca mía, ¿por qué te has olvidado de mí? ¿Por qué andaré yo enlutado por la opresión del enemigo? Como quien hiere mis huesos, mis enemigos me afrentan,?

 

Mira como David tenía ese mismo problema así como nosotros lo tenemos ahora, la única diferencia es que David cuando le expresaba eso a Dios, automáticamente lo que hacía era  que se unía mas a Él, pero nosotros nos separamos  de  Dios cuando nos viene esa crisis, ese desaliento, ese desánimo, en vez de hacer como hacia David que se acercaba a Dios, que alababa a Dios, que adoraba, nosotros nos apartamos de la iglesia, nos apartamos del evangelio, nos apartamos de la palabra, no oramos. Había desaliento en David pero cada vez que expresaba eso en su corazón entraba en un acercamiento a Dios.

 

La decepción, el desaliento, la desilusión quebranta el espíritu, por eso el enemigo toca esa debilidad en nosotros para quebrantarte el espíritu, y cuando estos sentimiento vienen y tocan tu cuerpo entras en stress,  tu cuerpo se cansa, se mete en agonía, y el enemigo,  no te permite avanzar. Este es el principio de que te vengan enfermedades; lo próximo que te viene es auto-lástima, de impotencia , y sabiendo tu  quien está contigo,  el poder que tienes, es tan fuerte esa emoción de desánimo que no te permite asimilar que puedes levantarte y salir de ahí, y lo último que te viene de toda esa cadena se llama el espíritu de depresión.

 

Proverbios 15:13 dice:

El corazón alegre hermosea el rostro; Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

 

Proverbios 17:22

El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.

 

Proverbios 18:14

El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?

 

¿Ves por qué nos enfermamos?  Porque nuestra mente ha entrado en una incapacidad  de ver los triunfos que debemos de tener y vemos más las derrotas que estamos teniendo, la mínima cosas nos desaniman.

 

Hoy quiero decirte que te tienes que poner de pie y decirle al enemigo: Mira diablo …yo sé con quién estoy, yo sé quien está en mí,  yo sé de que soy capaz, yo sé cuál es mi potencial ….aunque me veas en el  piso, yo no estoy vencido. Tenemos que identificar cual es el potencial de ese espíritu del hombre viejo  que está en nosotros que  todavía que no nos permite mostrar la gloria de Dios a toda plenitud.

 

El ánimo del hombre soportará la enfermedad del angustiado, así vivimos toda la vida en la iglesia de Dios: desanimados, angustiados, un día como león otro como ratón, un día como ratón y otro como león, y el Señor diciendo…. ¿y estos tipos como es que no aprenden? Ven milagros, ven prodigios, oyen mi palabra y siguen en lo mismo, y de que fue que los hice?

 

Dios permite pruebas para  el crecimiento y la enseñanza, tienes que aprender a identificar cuando tu estas siendo probado para crecer y madurar o cuando Satanás te esta fastidiando,  porque lo que tienes dentro de ti a  él no le importa si es de Dios, a él solo le importa desanimarte. Pero cuando tu aprendes a identificar que tu crisis, tu situación adversa, tu trato, el desierto que estas pasando es un propósito de Dios para crecer o enseñarte, tiene que darte gozo, pero cuando tu identificas que es del enemigo para fastidiarte, tienes que enfadarte, por eso el inmaduro lo mete todo en el mismo cajón.

 

¿Cómo puedo yo tomar control de esos sentimientos de desánimo, de desilusión, de apatía, que no me permiten avanzar y que sufro como cristiano? Lo primero es que tienes que entender es que Dios se glorifica cada vez más en nosotros conforme nosotros estemos satisfechos con él. Mientras tu menos estés satisfecho con Dios, menos se glorifica El en ti,  mientras más desanimado estés, mientras más apático estés,  mientras más alejado estés de Dios menos se glorifica Dios en ti. Si no tienes deseos y deleite en Dios tu nunca te sacrificaras,  nunca te comprometerás y te será difícil todo lo que te venga.

 

El secreto para sacar ese espíritu de desánimo, de desilusión dentro de nosotros, es concientizándonos de un gran deseo de tener a Dios y de deleitarnos en Él. Mientras más crisis, más deseo de estar con Él; mientras más oposición, mas deseo de estar con Él; mientras más problemas, mas deseo de estar con Él.

 

 2 de Timoteo 3 :12 dice:

Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución.

 

Eso significa que como quiera nosotros vamos a hacer perseguidos, como quiera vamos a tener problemas, por eso desde que tu dijiste Soy Hijo de Dios , te pasó lo mismo que le paso a Jesús, desde Jesús en la Sinagoga dijo que era Hijo de Dios, lo mismo te está pasando a ti, por eso nunca digas .. Pastor desde que vine a esta iglesia tengo problemas, no! Desde que dijiste que eras hijo de Dios,

 

Hechos 14:22 dice

Confirmando los ánimos de los discípulos, exhortándoles a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.

 

1 Pedro 4: 12 dice:

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.

 

Te fijas porque cuando el diablo te pone el pie en el cuello tú no puedes gritar, ni quejarte ni hacer nada, sino gozarte, tener buen ánimo. El deseo, el gozo y el deleite en nosotros nunca debe de menguar, sino todo el tiempo tiene que ser acrecentado.

 

Dice Santiago 1: 2-4

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

 

Tenemos que entender que es una batalla mantener el gozo y el deleite, la alegría en Dios, porque esto nos lleva a vivir una vida de sacrificio y amor, esto nos une mas a Jesucristo y al camino del calvario; mientras más en gozo estés en los caminos de Dios y mas deleitándote en Él, mas fácil será tu camino.

 

Hebreos 12: 2 dice:

Por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz.

 

El gozo y el deleite nos impulsa en medio de la muerte, en medio de las pruebas, en medio de los tratos, el gozo, en medio de los desiertos.

 

Pablo lo tenía claro en Filipenses 3:8

Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor.

 

¿Qué es le deseo?  Es una forma de placer  que se anticipa con la llegada de lo deseado, eso significa que si  tienes  deseo de ver a Dios de estar con Él, primero tiene que producirte un placer porque él viene, por eso Filipenses 3:1 dice Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor.

 

Romanos 5:2

Nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios, es decir ya yo expreso placer expreso deleite, disfrute de solo pensar que voy a ver a Dios.

 

Romanos 12:2 dice:

Gozosos en la esperanza- es un deleite,

¿Sabes por qué tú no te deleitas cuando estás en crisis, cuando estás en situación adversa? Porque tú no tienes fe de que Dios te va a dar la victoria. Sabes por que el placer del deseo es anticipado antes de que llegue lo deseado; si tu estas teniendo una batalla tienes que tener un deleite en esa batalla porque tu estas peleando la buena batalla…no está viendo la victoria pero sabes que viene entonces tiene que haber un deleite, estas entendiendo como cambiar la depresión, como cambiar la desilusión? Es un placer anticipado de algo que tu estas esperando de lo deseado

 

Salmos 19:10 dice:

Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.

 

Así  es Su palabra, dice que es más que el oro, más  que el oro refinado  más dulce  la miel , es su palabra , aquí está la revelación, mientras más aprendas la palabra , mas fácil se te hará sacar ese hombre viejo ; la iglesia de Dios todo sus problemas todas sus derrotas, es simple y llanamente porque no estudian la palabra, ahí está el problema, quieren a Dios, quieren verlo, quieren ver Su manifestación, pero no quieren conocer al Dios y tú nada más lo puedes conocer con la palabra, cuando  te la aprendes y Sus promesas te empiezan a deleitar.

 

Cuando escuchas la palabra y la pones como obra en tu vida nunca te vas a deprimir, nunca te vas a desanimar, nunca te vas a desalentar  porque la palabra por sí misma con tu espíritu y el espíritu de Dios te va a dar vida.

 

El conocimiento de Su palabra te da crecimiento espiritual, madurez espiritual, gozo y  deleite, ahí está el secreto, mientras menos conozcas la palabra menos gozo y deleite tendrás de parte de Dios.

 

Tenemos que sacar eso que está dentro de nuestro ser que nos desactiva, nos pone apático con Dios, el mejor sistema que tiene Dios es probarnos para aprobarnos, y mientras más grande sea tu prueba, más exquisita será tu aprobación.  Por eso tenemos que deleitarnos en Su presencia, llorar en Su presencia,  gozarnos  en Su presencia, estamos más enfocados en las circunstancias adversas que deleitarnos en el deseado; por eso le identifiqué lo que es la palabra deseo, deseo es un placer anticipado antes que llegue lo deseado, por eso cuando voy a la presencia de Dios, yo ya  estoy lleno de placer, estoy deleitándome porque sé que viene el deseado.

 

Yo quiero que te deleites en Dios, que aprendas a gozarte, aprendamos a gozarnos en lo que tú crees que es sufrimiento, pero es victoria y buena batalla. Que no se te olvide, que como hijo de Dios cuando te desanimas y pierdes el gozo, el deleite, estás glorificando a satanás; haz un esfuerzo y esta palabra hazla vida en ti, y recuerda que mientras más satisfecho estés de Dios, más agradecido debes estar.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen