Somos Reyes y Sacerdotes

Somos Reyes y Sacerdotes

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

Muchas veces ignoramos quienes somos y el ignorarlo hace que no tengamos el poder, la autoridad y el dominio para poder ejercer nuestros derechos.

 

“Somos Reyes y Sacerdotes. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

 

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”. Colosenses 1:16-18

Muchas veces ignoramos quienes somos y el ignorarlo hace que no tengamos el poder, la autoridad y el dominio para poder ejercer nuestros derechos, significa que si eres ignorante en saber quién eres en Dios, no vas a tener derecho para reclamar lo que es tuyo. Te estoy hablando de una identidad que no conoces, y que si la conoces, no sabes aplicar. Ser rey y sacerdote significa mucho.

 

Conforme el valor que des a ti mismo, así serás, conforme te identifiques con lo que eres, eso serás, muchos de nosotros nos encontramos en condiciones malas y situaciones tan difíciles porque no sabemos quiénes somos y por no saberlo, son muchas las oportunidades que perdemos, así como cosas que son para nuestro beneficio y que podemos adquirir por derecho.

 

Toda acción y actividad de Dios se haya motivada por Su deseo y pasión de usarnos para traer Su reino a la tierra, en esto se concentra la meta, visión y propósito de Dios para nosotros.

 

Dios quiere que seamos entendidos para traer Su reino a la tierra y el reino de Dios no es más que un concepto de gobierno real y soberano, y nosotros somos los llamados a traer este reino a la tierra. Dios gobierna soberanamente como rey, Él es soberano y gobierna sobre todas las obras que ha hecho, esto quiere decir que gobierna sobre todo el universo.

 

En el Nuevo Testamento, la máxima revelación del gobierno de Dios es la persona de Jesucristo, en Jesucristo está encerrado todo lo que Dios tiene para nosotros, su nacimiento fue uno de rey, lo adoraron y le llevaron ofrendas como rey, también vemos que Juan el Bautista anunciaba Su reino, Jesús mismo anunciaba el reino y en la cruz crucificaron a un rey – decían era el rey de los judíos. Dios nos demuestra cómo todo está envuelto en la persona de Jesucristo de Nazaret, en ese hombre que fue crucificado por ti y por mí, ese hombre que redimió todos tus pecados y que encierra su soberanía, poder y autoridad, en El también yace el rey y sacerdote.

 

Aunque esté íntimamente relacionado el reino en la Iglesia, estos son diferentes. El teólogo John Adams expresa con relación al reino en la Iglesia, que son diferentes, él dice que el gobierno redentor de Dios se manifiesta a través de la Iglesia pero que el reino de Dios creó la Iglesia. La Iglesia es el guardián del reino y da testimonio del reino.

 

Yo soy la Iglesia y si nosotros somos la Iglesia, el gobierno de Dios tiene que manifestarse a través de nosotros, por lo tanto, no se refiere a 4 paredes. Nosotros ejercemos la Iglesia y cada uno de nosotros está equipado con condiciones diferentes, hemos sido equipados para hacer cosas diferentes y ese equipamiento complementado entre el uno y el otro, es lo que conforma la Iglesia. Si todos hiciéramos lo mismo, no pudiéramos ser Iglesia, más bien el ser diferentes y tener propósitos, dones y condiciones diferentes nos hacer fuertes para avanzar el reino con poder y autoridad.

 

Todos iguales nos hace débiles, sin embargo, cuando somos Iglesia, mi debilidad se complementa con la fortaleza del otro, logrando así, que ambos nos levantemos. Hasta que no entendamos que somos Iglesia, no seremos capaces de manifestar Su reino; siendo nosotros Iglesia, vivimos dos mundos, uno físico y uno invisible que comprometen nuestros sentidos, el mundo espiritual invisible está por encima del mundo natural visible y nosotros somos los llamados a traer lo sobrenatural a lo natural, pero para hacerlo, tienes que tener clara tu identidad, tienes que saber quién eres.

 

Colosenses 1:16-18 dice:

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.  Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia”.

 

Tenemos que definir que si en Él todo subsiste, si somos Iglesia y todo lo que Dios hizo, lo hizo en Él y para Él y nos dice que Él es nuestra cabeza, no debemos insistir y entrar con nuestra cabeza.

 

Al menos debes intentar introducirte en lo espiritual, porque todo lo que has visto y que estás viendo ha salido de lo invisible y aun así, no eres capaz de introducirte en lo invisible para mejorar.

 

La forma en que estás viviendo no es vida, sólo estás sobreviviendo, no puedes conformarte con tu situación, en lo invisible hay cosas más grandes. La Palabra establece que mayores cosas que estas haremos, y si es así, el adaptarte a la condición que estás pasando es sólo por la ignorancia. Yo, por ejemplo, estoy satisfecho con mi forma de predicar, pero en algún momento, tiene que salir algo más fuerte que yo, tiene que haber algo que cuando yo predique la tierra se remueva, la gente cambie, no puedes conformarte con lo que ves y lo que sientes. Hay cosas más grandes allá arriba que tienen que ser bajadas por Su Iglesia.

 

Tiene que haber en ti una inconformidad santa, porque es el diablo que provoca que a lo nuevo ni lo mires, es por esto, que cuando algo nuevo sucede, algo que no habías visto, dudas y viene la incredulidad. La idea del enemigo es encasillarte para que no veas la grandeza de Dios.

 

El primer síntoma de un ignorante es cuestionar y juzgar, antes que querer aprender. Tienes que entender que lo que tienes aquí en la tierra, no es tuyo, lo tuyo está en el cielo y tienes que traerl La sabiduría, el poder, la autoridad, el dominio, el control y tu salud están en el cielo, y todo esto, es lo que verdaderamente te corresponde. El espíritu de conformismo no te deja ser osado ni atrevido.

 

Lo original tuyo está en el ámbito de lo invisible, por eso, tus pensamientos, actitudes y hábitos son ilegales. Dios necesitaba ser reconocido como Dios y cuando hizo a Adán, quería que entendiera que todo lo que iba a hacer por ellos, iba a salir de lo invisible por el poder de Su palabra. Dios nos hizo a Su imagen y semejanza, no para conformarnos con lo que vemos, sino en conformarnos por lo que va a venir.

 

Lo natural y lo visible que tienes no es para que te acostumbres, es más bien, para que te empuje a un nivel espiritual que es mayor que es donde verdaderamente están tus victorias y triunfos. Aquel que pretende vivir en plenitud por lo que tiene está perdido y hasta que no quitemos esta forma de vernos, no vamos a crecer. La Palabra establece que somos reyes y sacerdotes.

 

Apocalipsis 5:10 dice:

“y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra”.

 

En Jesús está la condición de lo que verdaderamente es la Iglesia, Dios hizo al hombre y después a la mujer, no creó al hombre, la mujer y los hijos a la vez, porque Él nos hizo a Su imagen y semejanza. Dios dij ´Voy a hacerte una ayuda idónea, un complemento´, para que la imagen y semejanza de Él se cumpliera en ellos y pudieran ser creativos y crear.

 

El problema no está en los pastores y líderes, el fundamento del problema está en nosotros, que no hemos tomado la identidad de que somos reyes y sacerdotes y que lo de aquí es ilegal y no es nuestro, que lo nuestro está allá arriba, pero arrastramos a todos los demás bajo las mismas condiciones y así el enemigo nos tiene atados, familia por familia, sin tener un entendimiento claro de quienes somos.

 

Si una persona no logra entender y ponerse de acuerdo en cuál es su función dentro de su primera iglesia, cómo ha de lograr meterse en el papel y la función que le corresponde con alguien que no es nada de él? Si en la casa no pudieron aprenderlo, en la Iglesia es difícil que lo hagan.

 

Cuando el hombre tiene un llamado, Satanás no va a ir en contra de él, sino que irá a la mujer para hacerle oposición a ese llamado.

 

Tienes que aprender que lo que estás viviendo, te lo ha puesto Dios para que aprendas que eso no es lo que te corresponde, te lo puso para que te actives y te aceleres, cansándote de la pequeña tribulación, para que te muevas de gloria en gloria y de fe en fe.

 

Lo que Dios está permitiendo es para que entiendas que ese no es tu status, sino que Él quiere que entres en Su gloria.

 

Satanás nos entretiene con las cosas que se ven y tomamos decisiones basadas en ellas y nos equivocamos tanto, siempre les digo, mientras estamos en adoración que cierren sus ojos, porque mientras los tengas abiertos, te vas a entretener con lo que ves para que no entres en el espíritu, con las cosas que no se ven pero que son eternas y que son para ti.

 

Con lo físico sobrevives pero con lo invisible vas a manifestar y a vivir su gloria, por eso nos hizo a imagen y semejanza, porque el reino invisible es a través de tu espíritu. Adán y Eva aquí en la tierra, vivían en el reino, mas perdieron eso y también nosotros, perdimos la plenitud de Su reino pero algo quedó dentro de nosotros, sólo que Su poder, reino, gobernabilidad y autoridad quedaron distorsionados. Adán y Eva sabían que el poder era de Dios y cuando ellos fallaron, esto se distorsionó y el poder de Dios cambió por el de nosotros, ellos sabían que todas las decisiones eran de Dios y podían verlo cara a cara, pero al ellos fallar esa imagen también quedó distorsionada.

 

Hay personas que su dios es el dinero, el trabajo o su cuerpo físico, o lo puede ser el marido o los hijos, y esto sucede porque distorsionamos la imagen de Dios, formando así nuestros propios dioses. Tu dios pasa a ser todo aquello que te gobierna, si la ira o los celos te dominan, son dioses para ti.

 

Dios nos envió a Su hijo para recuperar las cosas perdidas, Jesús vino a enseñarnos a recuperar esas cosas, que no están perdidas, sino distorsionadas. El evangelio dice que somos pámpanos pegados a la vid, Jesús es el primogénito y nosotros sus hermanos, El vino a enseñarnos que somos reyes y sacerdotes y que tenemos una identidad, por eso Jesús siempre hablaba de cambio y transformación, de regeneración en nuestra mente, porque en nuestra mente están los dioses que nos hacemos.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen