Cómo las promesas te llevan al cumplimiento de tu propósito (Parte 2) – Mensaje del apóstol Miguel Bogaert

Lo único que pone al cielo de acuerdo contigo es cuando caminas en tu propósito.

Cuando Dios te muestra tu destino, Él no te va decir la ruta para llegar a él, porque en la ruta es donde Él te va preparar. En la ruta es donde peleas con tus planes, por eso Él no le dijo a José que él iba a estar en una cisterna, no le dio la ruta.  Dios nunca te va decir cuál es tu destino porque esa es la ruta del aviso de tu asesinato al “yo”.

En la ruta del Calvario algo murió de Cristo.

Si Dios te enseña la ruta nadie sabrá que Él es Dios.

Salmos 37:23-24

23 Por Jehová son ordenados los pasos del hombre y él aprueba su camino. 24  Cuando el hombre caiga, no quedará postrado, porque Jehová sostiene su mano.

Dios te sostiene porque hay algo divino en ti que se llama su propósito. Por eso Él no hace acepción de personas. Cuando eso divino de Él, tú logras sacarlo con todas tus fuerzas, empiezas a ver los milagros, por eso el amor de Dios es ágape.

Hay una visión de Dios puesta dentro de ti y el mundo quiere abortar esa bendición.

Cuando caminas en la voluntad de Dios con todas tus fuerzas y capacidad, nada te puede hacer frente y el que lo intente se encuentra con Dios de frente. Por eso cuando estás en la voluntad de Dios, y se te levanten, no te defiendas deja que Él sea Jehová Tsidkenu, porque Él defiende su propósito.

Dios te va defender a medida que desarrolles eso que Él puso en ti, se puede levantar un espíritu de muerte, y Dios te protege.

 El cielo se encuentra al lado de tu propósito.

Todo lo que Dios tiene para ti ya está completo, en otras palabras ya está hecho.

La desesperación no es la manera de Dios, es en fe y paciencia.

Dios es eterno, Él habita en la eternidad y trajo el tiempo para introducir al hombre.

Génesis 1:16-19

16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.

Él nos dio el tiempo para que nosotros pudiéramos experimentar un principio y un fin. En Dios todas las cosas están empezadas y terminadas.  Dios hizo el tiempo para que probáramos la eternidad, eso significa que cuando yo muera y cumpla mi propósito divino de parte de Dios, entonces me gano la eternidad.

La fe es parte de tu propósito. El tiempo es la oportunidad para poner nuestras prioridades en orden y de poder establecer cambios en nuestra vida. Uno de los regalos más grandes que Dios le ha regalado al hombre es el tiempo y por eso hay que saber aprovecharlo.

El tiempo es un regalo de Dios y es el único regalo que no podrás guardar.

Dios nos ama tanto que nos metió en el tiempo por Su misericordia; si hay una demostración de misericordia es la colocación de nosotros en el tiempo. Dios nos dio el tiempo para que nuestro propósito sea cumplido.

Jesús vino por 33 años, cumplió su propósito y se fue. El tiempo es una bendición, aunque algunos por el espíritu de vanidad no quieren que el tiempo venga sobre ellos.

El problema de muchos es que no hicieron lo que debían hacer en su tiempo y ahora están fuera de tiempo.

Eclesiastés 3:1

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

La palabra suceso es la palabra noticia expresada. Eso significa que tienes un tiempo para hacer noticia expresada.  El tiempo fue creado con un propósito.

Eclesiastés 3:11

11 Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.

Dios bendice el propósito, si no eres bendecido es porque no estás dentro del propósito.

Dios nos ha diseñado para que todo surja dentro de un tiempo; la gente que no camina en el tiempo se pierde.

Dios puso el tiempo para que sepas vivir estaciones y temporada. Nuestro propósito está marcado con un tiempo. Satanás es un maestro poniéndote cosas para que pierdas el tiempo.

Dios ha colocado tu principio y final dentro de ti, eres un destino caminante.

Todo aquello que está delante o detrás de ti son asuntos insignificantes comparado a lo que Dios ha puesto dentro de ti.

La eternidad tiene dos condiciones dentro de ti.

1- Es un futuro que para Dios es un pasado.

2- Cuando cumples tu propósito te ganas la eternidad.

Cuando tú dejas una temporada atrás donde cumpliste tu propósito, jamás querrás volver atrás.

Salmos 37-4

Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.

En tu corazón hay un pedazo del cielo que tienes que sacar. Tú naciste para comenzar lo que ya Dios terminó.

¿Qué nos está haciendo perder el tiempo?  Identifica quién o qué te está haciendo perder el tiempo. Por eso tienes que ver con quién estás caminando, quienes son tus amistades.

Lucas 2:49

Entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?…

A Jesús nada le hacía perder el tiempo.

Cada vez que tú pierdes tu tiempo en tu propósito, no lo estás perdiendo tú solo, todo lo que amas lo arrastras.

MensajeMonte de Dios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

captcha Escribe las caracteres de la imagen