Cómo ser bendecido por Dios. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert

1 Pedro 5:5

 

Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes.

 

Dios resiste a los soberbios y orgullosos, estas son actitudes que a Él no le agradan.

La palabra resistir es pararlo, no querer nada con esa persona.

Humildad divina significa estar a gusto con lo que eres en el Señor, por lo tanto poner a otros primeros es ausencia total de orgullo.

A través de la Biblia, hemos visto grandes demostraciones que han provocado el orgullo y la altivez, estos comenzaron en el cielo.

Ezequiel 28:13-17

13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación. 14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

Aquí está el principio de lo que es contrario a la humildad, por eso debemos tener mucho cuidado porque somos muy sensible a que nuestro corazón se enaltezca, y cuando esto pasa empiezas a darle vida al orgullo.

Cuando el corazón se enaltece siempre estarás inconforme con lo que tienes, siempre te estarás comparando. Este es un problema que está viviendo la iglesia y es muy serio.

El resultado de un corazón enaltecido se llama independencia y el peor pecado del hombre es estar independiente de Dios y de las autoridades impuestas por Él en la tierra.

Por el orgullo han visto guerras innecesarias, familias destruidas y matrimonios destruidos. El 95% de los divorcios es por orgullo.  Por orgullo y altivez no aceptamos ni reconocemos que Jesús es nuestro salvador, no queremos depender de Dios.

La humildad se identifica con la independencia, con la obediencia. Cuando haces las cosas por ti mismo, por tu propia razón y propio entendimiento eres un orgulloso, porque cuando tienes el control de todo no buscas a Dios.

Jesús sabía lo que había en el corazón de los hombres, Él lo vio en el edén.

Génesis 3:3-5

pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

El orgulloso es autosuficiente no necesita de nadie, todo lo puede. Este espíritu corta las bendiciones y las promesas de Dios.

La humildad es la esencia del carácter de Dios, por eso es tan importante activar la humildad porque esta trae amor, paz, mansedumbre, paciencia y prosperidad.

Salmos 113:5-6

 

5 ¿Quién como Jehová nuestro Dios, Que se sienta en las alturas, 6 Que se humilla a mirar En el cielo y en la tierra?

 

La iglesia debe de estar muy atenta a este espíritu de orgullo y altivez, porque este espíritu corta las bendiciones de Dios y divide; es enemigo de la unidad.

Para ser parte de la imagen de Dios, debemos ser imitadores de Cristo.

1 Corintios 11:1

 

Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.

 

Dios ordena que seamos humildes, lo ordena por Su palabra.

1 Pedro 5:6

 

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo.

 

Santiago 4:10

Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

 

Cuando no confías en Dios es principio de orgullo, Él es nuestro creador y debemos estar conectados a la fuente.

La humildad arrastra honra.

Proverbios 18:12

 

Antes del quebrantamiento se eleva el corazón del hombre, Y antes de la honra es el abatimiento.

 

Cuando estás con alguien que dice ser cristiano se llama yugo desigual, estamos equivocados en pensar que yugo desigual es que no sea cristiano. Un orgulloso y altivo que no dependa de Dios y si de sus capacidades es más yugo desigual que otros que no conocen a Dios.

Mateo 11:29-30

 

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;  porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.

 

Tendrás descanso en tu alma cuando empiezas a ser humilde, por eso los soberbios no tienen descanso porque siempre tienen envidia, celos y siempre están amargados, no tienen paz.

Filipenses 2:3

 

Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres;

El que es humilde sabe que Dios es el que lo levanta y lo bendice. El orgulloso hace las cosas para que lo vean.   La humildad aborrece el egoísmo.

La palabra sentir es algo que se expresa y se manifiesta.

La humildad es tan sensible al perderse, que debemos estar atentos porque el orgullo es dulce, venenoso y te embriaga. Una persona normal, bien humilde,  la tratan y puede empezar a ver cambios.

Miqueas 6:8

 

Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.

Justicia significa ser justo, juzgar y no hacer acepción de personas.

El orgullo siempre te traerá amargura.  La humildad divina significa que no tengas una necesidad de venganza, se lo dejas todo a Dios y esta no trae odio ni rencor.

Efesios 4:31-32

 

31Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

 

El humilde tenga la razón o no siempre pide perdón, este tiene un estilo de vida de perdón. Por eso tantas relaciones se van muriendo.

Jesús murió su muerte espiritual y física perdonando.

Esteban apedreado dijo: Señor perdónalos que no saben lo que hacen.

Cuando eres humilde puedes responder y aprender de las críticas sin una actitud defensiva.  El que es orgulloso no es enseñable.   Cuando eres humilde te haces consciente de tus fracasos sin ser emocionalmente desatado.

Mateo 5:23-24

 

23 Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda. 25 Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, entre tanto que estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel.

 

La falta de humildad, la falta de perdón,  afecta tu honra a Dios. El orgulloso no reconoce tu tiempo de inversión. El orgulloso no tiene espíritu de gratitud, cree que se lo merece todo.

Efesios 4:30

 

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.

 

Cuando no eres humilde contritas al Espíritu Santo.

Mateo 21:12-14

 

12 Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, y las sillas de los que vendían palomas; 13 y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.  14 Y vinieron a él en el templo ciegos y cojos, y los sanó.

 

Dios llama a los santos a ser humildes.

1 Pedro 5:6

 

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo.

 

Colosenses 3:12-13

 

12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

 

El orgulloso no tiene misericordia no le importa cómo está el otro. El orgulloso no hace el bien, todo es para él.

1 Pedro 5:5

 

Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes.

 

Efesios 4:1-2

 

Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor.

 

La humildad me enriquece y me bendice.

 

2 Crónicas 7:14-16

 

14 Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 15 Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; 16 porque ahora he elegido y santificado esta casa, para que esté en ella mi nombre para siempre; y mis ojos y mi corazón estarán ahí para siempre.

 

Proverbios 22:4

 

Riquezas, honra y vida Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.

 

Santiago 3:13-18

 

13 ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en sabia mansedumbre. 14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad;15 porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica.16 Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.17 Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.18 Y el fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.

Dios está buscando una iglesia humilde, obediente y con paciencia.

Dios tiene tanto para nosotros pero el orgullo, la vanagloria y la altivez no nos permite recibir lo que Él tiene para nosotros.

Hay un secreto en la humildad y es que en la esencia de Dios está la humildad.

MensajeMonte de Dios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen