Cuáles son las señales de un corazón endurecido. Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert

Los que tienen los corazones más endurecidos son los hijos de Dios. Cuando pensamos en corazones endurecidos pensamos en ateos, impíos, estos son corazones que Dios puede cambiar.

Según la Biblia, la dureza del corazón que Dios más desprecia tiene que ver con rechazar Su palabra, cuando no la hacemos vida en nosotros; cuando no hacemos lo que dice la Biblia, entonces tienes un corazón endurecido.

Proverbios 29:1

 

El hombre que reprendido endurece la cerviz, De repente será quebrantado, y no habrá para él medicina.

 

La palabra reprendido es una enseñanza de corrección. ¿Qué hace la palabra en nosotros? nos corrige, nos enseña, nos dice lo que tenemos que hacer y lo que no debemos hacer.

¿Qué es rechazar la palabra? Es oírla y no ponerla por obra.

La verdadera tragedia es que a pesar de escuchar mensajes ardiente enviados del cielo, muchos cristianos no practican lo que escuchan y ese es el principio de un corazón endurecido. Por eso, en las iglesias que no hay unción, autoridad y revelación hay corazones endurecidos.

El corazón endurecido se descubre bajo un mensaje ungido y bajo el Espíritu Santo hablar, la gente no cambia y sigue igual, aquí es donde se descubre cuando el corazón está endurecido. Mientras sigan escuchando sin obedecer la Palabra, comienza a endurecerse y cuando esto sucede convierte su vida espiritual en una rutina sin cambios, sin transformación, se convierte en piedra de tropiezo dentro de la iglesia, se cansa de lo mismo.

Un corazón endurecido se abraza siempre de otro corazón que tiene la misma condición, la palabra lo habla que la profundidad atrae lo profundo, en otras palabras un abismo atrae a otro abismo.

¿Qué es un corazón endurecido? Es uno que ha determinado en resistirse a obedecer la palabra de Dios y hacer lo que dice el Espíritu Santo. Es uno que se hace inmune.

Tu corazón se puede endurecer estando en la iglesia, aun escuchando la prédica, sirviendo como líder, maestro, mentor, se te puede endurecer tanto que nada te cambia ni te transforma. Aún los predicadores pueden tener corazones endurecidos.

Si no oras no encontrarás poder y autoridad para los tiempos difíciles. Dios ha estado luchando desde el principio con el hombre.

El principio de un corazón endurecido es el principio de una personalidad descarada porque la palabra no se le revela.

Si no puedes dominar un vicio, entonces no podrás dominar al que te tiene enfermo.

Al pueblo de Israel le encantaba escuchar las poderosas predicas de Ezequiel, pero nunca le obedecieron.

Ezequiel 33:31-32

 

31 Vendrán a ti como viene el pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia.  32 Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra.

 

Cuando escuchas la palabra y no la pones por obra, eso es señal de un corazón endurecido. Por eso la iglesia está en desiertos y en tratos,  porque estamos más pendiente a los pecados carnales y no nos damos cuenta que el pecado más grande es no obedecer la Palabra y ponerla por obra.

Hebreos 3:7-8

 

7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto.

 

Hebreos 3:16-19

 

16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? 17¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 18¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.

 

El hombre pasa por dos convicciones:

1-      Convicción de sanidad y liberación de todos los pecados.

Este muchos lo han experimentado.

2-      Convicción  de la dureza y la ceguera espiritual.

Esta es la más difícil.

En Israel justificaban el pecado porque a lo malo le llamaban bueno, y a lo bueno malo.

Isaías 6:9-11

 

Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis; ved por cierto, mas no comprendáis. 10 Engruesa el corazón de este pueblo, y agrava sus oídos, y ciega sus ojos, para que no vea con sus ojos, ni oiga con sus oídos, ni su corazón entienda, ni se convierta, y haya para él sanidad. 11 Y yo dije: ¿Hasta cuándo, Señor? Y respondió él: Hasta que las ciudades estén asoladas y sin morador, y no haya hombre en las casas, y la tierra esté hecha un desierto.

Dios sabía que muchos de los israelitas no estaban dispuesto a dejar su pecado, los placeres y deleites carnales. Dios le estaba haciendo un llamado a Su pueblo para liberarlos del pecado.  Muchos seguimos en la misma condición, no se liberan de la ceguera espiritual.

Faraón fue un hombre con un corazón endurecido. Dios le habló siete veces y él no cedió.

Éxodo 10:1-3

 

Jehová dijo a Moisés: Entra a la presencia de Faraón; porque yo he endurecido su corazón, y el corazón de sus siervos, para mostrar entre ellos estas mis señales, y para que cuentes a tus hijos y a tus nietos las cosas que yo hice en Egipto, y mis señales que hice entre ellos; para que sepáis que yo soy Jehová. Entonces vinieron Moisés y Aarón a Faraón, y le dijeron: Jehová el Dios de los hebreos ha dicho así: ¿Hasta cuándo no querrás humillarte delante de mí? Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.

Cuando tienes el corazón endurecido no tienes gratitud, no agradeces lo que han hecho por ti, se te olvida fácilmente.

Dios conoce tu corazón,  él sabe cuándo oras. Una de las cosas que endurece el corazón es saber el motivo por el cual vienes a la iglesia, lo buscas porque Él es Dios o para que te resuelva una problema.

El 99% de las personas están en las iglesias pidiendo y buscando algo de Dios. El dar atrae a Dios.

Cuando rechazas una autoridad de Dios tienes un corazón endurecido y cuando justifica una conducta pecaminosa, atracción y preocupación de las cosas de este mundo.

Jeremías 24:7

 

Y les daré corazón para que me conozcan que yo soy Jehová; y me serán por pueblo, y yo les seré a ellos por Dios; porque se volverán a mí de todo su corazón.

 

Volverse a Dios es caminar en obediencia total.

2 Corintios 5:17

 

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

 

Si eres nueva criatura es porque tienes un nuevo corazón.

MensajeMonte de Dios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen