La Desobediencia y la Rebeldía

La Desobediencia y la Rebeldía

Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela

Cada vez que Dios te da algo que va a cambiar y transformar tu vida, ese algo viene acompañado de una recompensa, algo que Él te da a cambio de tu sacrificio.

 

“La Desobediencia y la Rebeldía.  Mensaje del Apóstol Dr. Miguel Bogaert Portela”

 

“Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”. Hebreos 5:7-9

Hebreos 5:7-9 dice:

“ Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.  Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;  y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen”.

 

Si Jesús, siendo el Hijo de Dios, por lo que padeció, aprendió la obediencia, quiere decir que si hay padecimiento para aprender algo, es porque algo se tiene que desprender de nosotros, algo nos tiene que cambiar o transformar, porque hay algo que va en contra de la obediencia. Dios muestra la importancia de la obediencia, al enviar a Su Hijo como modelo para que aprendamos a ser obedientes, porque aquellos que le obedecen a Él, han de recibir una recompensa y esa recompensa es la de ser salvos.

 

Cada vez que Dios te da algo que va a cambiar y transformar tu vida, ese algo viene acompañado de una recompensa, algo que Él te da a cambio de tu sacrificio.

 

Si por ser obediente, eres salvo, cuando no lo eres, en vez de salvación, tendrás condenación, y es importante saber de dónde viene la desobediencia y la rebeldía, para que puedas ubicarte y ver dónde estás con tu desobediencia y rebeldía.

 

Dice en Isaías 14:12-14:

“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.  Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;  sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo”.

 

Este querubín quería ser igual al Altísimo y subir al trono de Dios.

 

Ezequiel 28:12-19:

“Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura.  En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron preparados para ti en el día de tu creación.  Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas.  Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.  A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.  Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.  Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.  Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser. Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura”.

 

Se está refiriendo a un querubín, no es siquiera a un ángel.

 

La desobediencia y la rebeldía nacieron en el cosmos, en el cielo, la maldad acompaña  de la mano a la desobediencia y la rebeldía, y así mismo, la iniquidad va de la mano con la desobediencia y rebeldía, es por esto, que siempre que hay alguien desobediente y rebelde, no solamente es porque es tocado por alguien que lo lleva a eso, sino, porque en ellos, la maldad y la iniquidad están vivas como en un caldo de cultivo; así que cuando la desobediencia y la rebeldía llegan, crecen dentro de ti porque hay maldad, y la desobediencia lleva maldad.

 

Toda desobediencia y rebeldía vienen por un engaño, y no se refieren solamente a negarte a hacer algo que te pidan, es mucho más profundo; la desobediencia y la rebeldía no nacieron en la tierra cuando Adán pecó, sino que ya había pasado algo en el cielo, porque la rebeldía nació en un ser sobrenatural. La desobediencia y la rebeldía son una guerra espiritual.

 

Cuando no te puedes sujetar a tu marido, de acuerdo a lo que establece la Palabra, no es un problema cualquiera, no te sujetas porque hay algo en ti y tienes que ganar esa guerra espiritual que se libra dentro de ti, y no todos, pueden hacer su sanidad interior.

 

Quien falló, fue un querubín, un ser sobrenatural, que estaba en el trono de Dios, en el huerto y tenía lo mejor. La Palabra no habla de porque Dios lo permitió, pero cuando me hago este tipo de preguntas, más bien busco lo que esto me puede enseñar, porque si le pregunto a Dios, por qué lo permitió, le estoy quitando su soberanía. Tenemos que aprender a leer la biblia como nuestro mejor modelo y es que Dios no te puso para criticarlo, Él nos puso para aplicar lo que puso en Su Palabra, y cuando no lo hacemos, ahí empieza la desobediencia.

 

Cuando en ti hay desobediencia y rebeldía, el enemigo hará algo que provoque un sentimiento en los que están a tu alrededor, así como ocurrió con ese querubín que se reveló y se llevó con él a la 3era parte de los ángeles, y aunque esta rebelión comenzó en el cielo, en un momento se convirtió en una rebelión cósmica – terrenal. Este querubín que se llamaba Lucifer, odiaba y aún odia la visión y los motivos de Dios

 

Génesis 3:1-7 dice:

 “Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?  Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.  Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;  sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.  Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.  Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales”.

 

Después de Dios sentir el dolor y la rebeldía en su trono, se dispuso a hacer algo diferente, así que el mismo Edén que tenía en el cielo, lo puso en la tierra. Dios abre la tierra y prepara la manifestación de todo, poniendo a Adán en este lugar, y cuando este querubín caído, Satanás, se da cuenta de esto, intenta hacer lo mismo que hizo con la tercera parte de los ángeles, y se presenta en el Edén como una serpiente, que usó para hablarle a Eva. La biblia no dice que Eva tuvo miedo, sin embargo, la Palabra dice que este querubín sería un espanto en la tierra, más Eva no se espantó cuando la serpiente se le acercó para hablarle, en este momento, la serpiente aún no se arrastraba, fue después que hizo pecar a Eva, que Dios la maldijo y la condenó a arrastrarse y a comer del polvo de la tierra.

 

La serpiente era un animal hermoso y el más astuto de todos los animales, había una preferencia de Dios con este animal. Eva no se asustó al ver la serpiente porque ella la vio como un animal hermoso hecho por Dios y estaba acostumbrada a hablar con ella; me atrevo a decir que en el Edén todos los animales hablaban, porque bajo la gloria de Dios, cualquier cosa puede pasar.

 

Satanás es un ser sobrenatural y espiritual y va a usar tu mente para hablarte, él va a usar las serpientes a tu lado, que pueden ser amigos, hermanos, familiares, esposa, para así meterse en tu mente y hacerte desobediente. Vemos mujeres, siendo usadas por las serpientes, porque después de haber tenido a sus esposos sumergidos en el mundo, cuando llegan a los pies de Cristo, hablan de por qué tanta Iglesia, y es esta la forma sutil en que la serpiente intenta traer a nuestra mente, desobediencia y rebeldía.

 

Y para esto, no va a utilizar un enemigo conocido, sino más bien, alguien que está a tu lado y que conoces. Necesitas reconocer a ese amigo que te mete un espíritu de chisme, desobediencia y critica, necesitas enfrentarlo y decirle que no tiene parte contigo.

 

Cuando tomas una honra y una gloria que no son tuyas, haces lo mismo que Satanás, actuando con un espíritu de desobediencia y rebeldía. El trabajo sutil de Satanás entra por la iniquidad y a través de esta, te pone un huevo de áspid.

 

2 Corintios 11:3 dice:

“Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo”.

 

La serpiente no quiere que veas la fidelidad de Dios en tu vida. Satanás engañó a Eva y no se dio cuenta que le había puesto ese huevo de áspid. Cuando eres desobediente y rebelde, te estás dejando usar por Satanás.

 

Cuando eres desobediente y rebelde, no es por tu carácter y temperamento, es la serpiente que te está usando para hacerte abortar los propósitos que Dios tiene contigo, él sabe el potencial que tienes porque él también lo tenía y lo perdió. Si vas a ser rebelde, se rebelde contra Satanás y no contra las cosas de Dios, así que págale a él con su misma moneda, él es el padre de la mentira y el engaño.

 

El engaño va dirigido a tu mente y toca tus emociones y voluntad, él es un especialista en tocar tus emociones, porque sabe que al hacerlo, tu voluntad está a merced de tus emociones, y con esto, lo que estás haciendo es permitiendo que se haga la voluntad de tu mente y de tu cuerpo, y el próximo paso es el pecado.

 

La desobediencia te va a involucrar con otros que también son usados en la desobediencia y la rebeldía, es como el trigo y la cizaña que crecen juntos y esos son los que la serpiente va a usar. Cuando Jesús fue llevado al desierto, Satanás no se presentó como persona, sino que se metió en su mente. Cuando ese pensamiento llegue a tu mente, debes reconocerlo, y contestarle “Escrito está”.

 

Así como la serpiente fue usada con Eva, hay amigos a nuestro alrededor que son usados y nos hacen pasar por tontos, simple y llanamente para dejar en nosotros ese huevo de áspid, y hacernos desobedientes y rebeldes. El engaño siempre viene con maldad, por eso la maldad empezó en el cielo y vino aquí a la tierra, no cuestionemos a Dios cuando pasan cosas que no entendemos, saquemos la enseñanza que viene de la circunstancia que estamos atravesando. Satanás engaña con una pregunta, así tocó la ingenuidad de Eva, y así lo hará contigo, a través de la gente que está a tu lado, tienes que estar en contra de chismes, calumnias, crítica y malos comentarios, tienes que ser desobediente con el diablo.

 

Cuando Satanás vaya a engañarte, va a escoger con cuidado sus palabras para sugerirte, y lo hará en un momento de debilidad en ti, porque cuando él te ve en el fuego de Dios y lleno de Su Presencia, no hay nada que pueda distraerte, incluso un amigo puede venir y decirte algo pero lo reconoces al instante, y de inmediato le dices que simplemente él no está respirando lo mismo que tú, por eso vendrá en ese momento en que tu fe está baja, cuando estés en necesidad y en problemas.

 

El diablo no es omnisciente pero cada vez que sacas palabras por tu boca, él las usa a su favor, escuchando todo lo que dices para complicarte la vida, conoce todo de nosotros porque hablamos demasiado. Mientras más callados estemos, más se revienta él, porque no sabe qué hacer. El buscará alguien cerca de ti para que no seas portador del testimonio de Cristo.

 

A Satanás no le importan tus dones, él sólo te tiene miedo cuando eres obediente a Dios. Tu nueva estación nunca va a venir mientras estés en desobediencia y rebeldía.

 

Rebeldía es cuando quieres imponer lo que quieres frente a tus autoridades. Nosotros estamos para orar por las eminencias y no para imponernos. Es pecado el saber hacer algo bien y no hacerlo, hacer las cosas sólo por hacerlas y no como tenemos que hacerlas, es pecado.

 

Cada vez que Dios te da algo, tiene la expectativa de que le des algo mejor.

Monte de Dios

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen