La importancia de cuidar nuestra boca – Apóstol Miguel Bogaert

Quiero ponerte un fundamento para que tú entiendas por qué nosotros muchas veces no estamos siendo bendecidos, y por qué estamos muchas veces acarreando y atrayendo maldiciones.  Tu boca y tu lengua es el canal por donde exteriorizas todo tu mundo interior, es decir, todo lo que existe dentro de ti es expresado por tu boca y por tu lengua, si entendemos eso, entenderemos que todo lo que está dentro sale por la boca, y entenderemos que somos lo que hablamos.

Mateo 15:18 dice: 18 pero lo que sale de la boca, del corazón sale y todo contamina al hombre. 

Eso significa que todo lo que usted saca puede ser bendición o puede ser maldición. La boca es un arma poderosa usada para bendecir o maldecir.

Mateo 12:32-37 

32 a cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero. 

Me quiero parar aquí un segundo, aquí dice que si usted habla en contra de Jesús será perdonado, pero si habla en contra del Espíritu Santo no será perdonado. Y muchos de nosotros cometemos un pecado en este siglo y es cuando nosotros le damos la Gloria a satanás y se la quitamos al Espíritu Santo, como cuando usted ve que el Espíritu Santo está haciendo sanidades, señales, milagros, y usted dice que eso es satánico usted está hablando y blasfemando en contra del Espíritu Santo, por eso usted va a ver muchos pastores, muchas doctrinas que viven en maldición porque ellos blasfeman contra el Espíritu.

Blasfemar es quitarle la Gloria a lo que el Espíritu Santo está haciendo, como cuando dicen en esa iglesia liberan y eso no es de Dios es del diablo, le están quitando la Gloria al Espíritu para dársela a Satanás.

33 o haced el árbol bueno, y su fruto bueno, o haced el árbol malo, y su fruto malo; porque por el fruto se conoce el árbol.   

 

Yo soy lo que pienso y lo que hago.   

34 !!Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. 35 El hombre bueno, de buen tesoro del corazón saca buenas cosas, y el hombre malo de mal tesoro saca lo malas cosas. 

¿Cuántas palabras buenas hablamos y cuántas malas hablamos? 

36 Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio.  

Dios es tan Sabio que nos puso dos oídos para que escuches más y una boca para que hables menos.

37 porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. 

Muchos de nosotros no entendemos por qué vivimos con tantas maldiciones y no nos damos cuenta de que son la que desatamos con nuestra boca, porque dice la Palabra que nos atamos con los dichos de nuestra boca, y no nos damos cuenta, aún nuestras actitudes, aún nuestros días van a depender de lo que tú desates con tu boca, si declaramos pesimismo, cosas negativas, ese día tomamos autoridad de lo malo.

Te quiero poner un fundamento para que entiendas que el problema es lo que sacamos por la boca, lo que usted saca por su boca es la expresión de su pensamiento, y la expresión de su pensamiento es lo que hay en su corazón, eso quiere decir que, si nosotros necesitamos un cambio en nuestro estilo de hablar, entonces tenemos que cambiar nuestra mentalidad, y si queremos cambiarla, tenemos que hurgar nuestro corazón para ver lo que hay dentro.

La negatividad y el pesimismo hacen sonido en su mente por las malas experiencias, entonces si nosotros queremos salir de hablar lo negativo, de pensar el pesimismo, entonces tenemos que salir de las experiencias malas y empezar a confiar en Dios para las experiencias buenas.

Proverbios 18:21 21 la muerte y la vida están en poder de la lengua,
Y el que la ama comerá de sus frutos.

¡Hay poder de vida y hay poder de muerte en mi lengua! 

Mira lo que le dice Pablo a los Romanos 3:9-14

¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. 10 Como está escrito:     No hay justo, ni aun uno; 11 No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. 12 Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. 13 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; 14 Su boca está llena de maldición y de amargura. 

Yo creo que Pablo le está hablando no solo a los Romanos,  le está hablando a todos los creyentes. ¿Sabes lo que es un sepulcro abierto? ¿Qué sale de un sepulcro? -Podredumbre, mal olor, cosas fétidas, cosas feas.

Una de las cosas que a usted lo identifica como creyente es la forma en cómo se expresa, como habla, como usted ve las cosas. Pero imagínese usted, que es creyente y vive en negativo, en pesimismo, todo es una ofensa, aún en el trabajo damos malos testimonios por nuestra forma de hablar y de pensar, y es ahí donde no entendemos que estamos viviendo necesidades porque estamos amarrados a maldiciones por nuestra boca.

¿Cómo nos puede bendecir Dios? No puede, por más que Él quiera, el Espíritu Santo no habita ahí.

Job 15:6  6Tú boca te condenará, no yo, y tus labios testificarán contra ti.

Nosotros mismo testificamos en contra de nosotros, sabe usted cuánta gente se levanta con una mentalidad pesimista, murmurando, maldiciendo, y quejándonos… Por eso decía Pablo sepulcros, ¿usted se imagina trabajar o caminar con una persona que todo el día esté maldiciendo y con una negatividad? ¡No hay progreso, no hay bendición!

Proverbios 6:1 1 Hijo mío si salieres fiador por tu amigo, si has empeñado la palabra a un extraño te has enlazado con la palabra de tu boca y has quedado preso de preso de los dichos de tus labios.

Nosotros estamos llamados a provocar un cambio en la sociedad!  Estamos llamados a provocar un cambio en el gobierno, en los colegios, en la universidad, donde quiera que nos movamos, estamos llamados a provocar un cambio! Y ese cambio será provocado con nuestros hechos. 

Nuestros hijos son como esponjas y ven cómo hablas en casa, ellos van a repetir lo que usted hace, si usted le habla mal a su esposa, ellos van a hablar mal; si usted grita, ellos van a gritar; si usted maldice, ellos van a maldecir, no estamos siendo los modelos que nosotros necesitamos ser.  ¿Sabes qué? Estamos manejando mal nuestra vida, nuestro egoísmo nos ha llevado a desentendernos de nuestros hijos, nosotros somos los responsables de la forma en la que estamos viviendo, ¡no es nadie más!

En tu boca hay tanto poder, que de ella depende tu salvación!  

 

Romanos 10:10  10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Fíjate si hay poder en tu boca, que si confesamos que Cristo es su Rey, que Cristo es su Dios, que Cristo es el hijo de Dios, que Cristo murió en la cruz del calvario, usted es salvo!

En su boca hay tanto poder que usted puede hacer que Cristo habite en usted; en su boca hay tanto poder que usted puede hacer que Dios camine con usted. ¿Usted lo cree?

1 Juan 4:15  15 Todo aquel que confiese que Jesús es el hijo de Dios, Dios permanece en él y el en Dios.

¡Si tú maldices y dices que tienes fe en Dios y estás negativo para todo, a dices que Dios es tu paz y estás metido en afanes!

Me llama la atención un enfado que Dios tuvo con el pueblo hebreo, y mire cómo se puso Dios cuando escucho su pueblo hablar:

Números 14;27-30 

 27 y Jehová hablo a Moisés y Aarón diciendo hasta cuando oiré a esta depravada multitud, que murmura contra mí? Las querellas de los hijos de Israel que de mí se quejan?  Que usted saca de su boca, cuando siendo hijo de Dios, usted se queja?  28 dile vivo yo, dice Jehová que según han hablado a mis oídos, así hablaré yo con nosotros; 

 

Nos preguntamos, ¿Señor, por qué no me bendices? ¿Señor, por qué no me das esto o aquello? Te estás quejando contra Él.

29 en este desierto caerán vuestros cuerpos todo el número de lo que fueron contados de entre vosotros de 20 años arriba, cuáles han murmurado contra mí. 

Cuando usted le dice a Dios que su problema es más grande que Él, usted está criticando a Dios!.

30 vosotros a la verdad no entraréis a la tierra, por lo cual alce mi mano y jure que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone y a Josué hijo de Nun. 31 pero a nuestros niños de los cuales dijisteis que sería por presa, yo los introduciré; Y ellos conocerán la tierra que nosotros despreciasteis.  

¿Sabes qué quiere decir eso? Que todas las promesas que Dios tiene, cuando usted deje su negatividad, su pesimismo, cuando usted está maldiciendo usted está negando las promesas de Dios.

32 en cuanto a vosotros vuestros cuerpos caerán en el desierto.  

¿Cuál es el desierto? Tus tratos, tus necesidades; ese es tu desierto… Por eso casi todas las Iglesias están en ese desierto, el cuerpo de Cristo está en ese desierto. Él está diciendo que esa generación, su cuerpo se va a quedar en el desierto. Tu lengua, tu boca, puede ser tu peor enemigo o tu mejor amigo.

 33 y vuestros hijos andarán pastoreando en el desierto 40 años y ellos llevarán nuestra rebeldía, hasta que vuestros cuerpos sean consumidos en el desierto. 

Más de 3 millones se quedaron en el desierto por la boca y solamente una generación nueva pudo entrar a la promesa, porque hubo dos hombres con dos espíritus diferentes, Josué y Caleb.

Si verdaderamente queremos ser la imagen de Cristo, tenemos que cambiar, la iglesia tiene que cambiar su mentalidad, su corazón, tenemos que cambiar nuestras actitudes, que sean positivas por cosas de bien, no de maltrato, cosas del presente, no del futuro. Hay momentos en que usted no puede controlar lo que tiene dentro, pero si puede controlar lo que sale de su boca, mire lo que le digo, hay cosas que usted no lo puede controlar porque está en su subconsciente.

En tu consciente está lo que usted conoce y controla y sabe que lo tiene. Pero en el subconsciente usted sabe que lo tiene, pero no lo controla, porque lo que hay en tu subconsciente va a depender de la atmósfera, en la cual usted vivió una vez esa experiencia y usted no lo va a controlar, sino que va a salir, pero usted puede controlar su boca.

¡Contrólelo! Es difícil, pero no imposible, y se hace fácil cuando usted conoce la Palabra, mira cómo se puso Dios cuando escuchó a Su pueblo hablar de Él; usted no critica a Dios cuando lo señala, usted lo critica cuando lo hace pequeño.

Proverbios 21:23  23 El que guarda su boca y su lengua, su alma guarda de angustia.

La iglesia tiene que vivir más por fe, y no por lo que quiere.

¿Dónde está la diferencia, en cuando usted vive más por lo que le gusta, que por lo que le conviene? Cuando vivimos de lo que nos gusta, vivimos para nosotros mismos, para nuestra propia carne y no conoce lo que está viviendo. Cuando usted vive por lo que le conviene, usted tiene el conocimiento de que lo que le conviene es bueno para usted y para los suyos.

Entonces a mí me conviene ser hijo de Dios porque tengo estas bendiciones, y me conviene ser hijo de Dios porque todo el que esté conmigo será bendecido.

Cuando usted empieza a cambiar su mentalidad, su corazón, sus pensamientos, su interior, empieza a cambiar la manera de hablar y de su boca empiezan a salir palabras positivas, de bendición, de ayuda, y usted empieza a cerrar todas las puertas que usted abrió.

Usted nunca podrá cambiar su forma de hablar, si primero no cambia su forma de pensar. No hable de deuda, y factura, hable de Jehová Yireh; no hable de enfermedad y dolor, hable de Jehová Rafa; no hable de injusticia, no critique, hable de Jehová Tsidkenu; no hable de lo que perdiste o de lo que no tienes, habla de Jehová Shammha, Él restituye todo, esa es la forma en la que tenemos que hablar;  no hables de ansiedad, de estrés, habla de Jehová Shalom, Él es tu paz, pero para cambiar esa forma, tú tienes que hablar a través de  una relación con Dios, si no hay relación con Dios, si no hay  verdadera relación con Él, tú no cambias.

Apocalipsis 12:10-11 10 entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.  11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

La palabra del testimonio de ellos es lo que ha vencido al acusador, la Sangre y lo que usted decreta; Por eso la gente cuando son bendecidas por Dios y no dan testimonio con su boca, muchas veces pierden la bendición, porque cuando usted dice públicamente con su boca, Dios me sanó, Dios hizo un milagro, Dios me dio esto u aquello, un hijo que no podía tener, cuando usted lo decreta con su boca, usted está reafirmando, acertando, asegurando esa bendición, para que el diablo no se la robe.

El enemigo habita en el chisme, en la queja, en la crítica, el enemigo habita en la murmuración, aún el pueblo de Dios está en esa situación.

Proverbios 13;2-3     2 Del fruto de su boca el hombre comerá el bien; Mas el alma de los prevaricadores hallará el mal. El que guarda su boca guarda su alma; Mas el que mucho abre sus labios tendrá calamidad.

¿Te estás dando cuanta por qué solo nos pusieron una boca? Imagínate si nos ponen dos.

Proverbios 26:2  Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, Así la maldición nunca vendrá sin causa.

El 99% de las maldiciones que usted está viviendo, ha sido por lo que usted ha desatado con su boca, y que no se te olvide, que todo lo que es desatado con su boca es la mentalidad suya, y lo que sostiene esa mentalidad es lo que guarda su corazón. Es un ciclo, de tu corazón se sube a tu mente, en tu mente se convierte en pensamiento, del pensamiento sale la actitud, y luego sale por tu boca. Eso significa que todo lo que sale por tu boca, te define, nadie tiene que decirte quién eres, usted mismo se está declarando al hablar.

Si por tu boca todo el día es un pesimismo, una negatividad, usted tiene un pozo negro ahí adentro, aunque diga ser creyente y tenga 40 años en el evangelio. Cuando llegas a un lugar y usted habla, aún en el tono en que usted lo diga, todo el mundo sabe, quien es usted.

Repita conmigo, toda maldición tiene su causa.  Tu mentalidad no regenerada, tu boca no controlada, es el principio del Génesis de toda tu situación, toda nuestra condición está ahí en ese problema.

Levítico 19:16-18    16 No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentarás contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová.

Cuando chismeamos, nos atamos, y todo lo que es atadura te quita libertad, y todo lo que te quita libertad, es maldición.  Maldición es la pérdida de un bien.

17 no aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado.   

Eso significa que cuando usted se hace eco de un chisme, usted entra en el mismo pecado.

18 no te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová. 

Hay gente experta en atar, que son enviadas por satanás para dividir, hurtar y matar, esas personas son enviadas a la casa de los inmaduros, entonces los mismos son atados, convirtiéndose en eco, por eso viven como viven.

 Proverbios 6:16-19  1Seis cosas aborrece Jehová, Y aun siete abomina su alma: 17 Los ojos altivos, la lengua mentirosa, Las manos derramadoras de sangre inocente, 18 El corazón que maquina pensamientos inicuos, Los pies presurosos para correr al mal, 19 El testigo falso que habla mentiras, Y el que siembra discordia entre hermanos. 

Los ojos altivos que son el orgullo, y la lengua mentirosa que usted debe amarrarse para que no hable mentira.

Te das cuenta por qué vivimos de la forma en que vivimos. ¿Quieres ver la mano de Dios en este tiempo? Cambia tu mentalidad, sana tu corazón y verás que brotarán aguas vivas de tu ser.

Valórese usted mismo, Dios no te hizo un perdedor.

La grandeza de un hombre es:

  1. Reconocer sus debilidades y lo que lo domina.
  2. Aprender a ponerse límites.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Nombres y Apellidos del Padre (*):

    Nombres y Apellidos de la Madre (*):

    Nombres y Apellidos del Niño (*):

    Fecha de Nacimiento del Niño (*):

    Dirección de Residencia (*):

    E-mail de Contácto (*):

    Teléfono del Padre (*):

    Teléfono de la Madre (*):

    Teléfono de la Casa:

    ¿Asisten a la Iglesia?:
    SiNo

    ¿Hicieron la Escuela de Nuevos Creyentes?:
    SiNo

    captcha Escribe los carácteres de la imagen