Ningún plan de Dios podrá ser destruido – Profeta Montserrat Bogaert

Todos tenemos un propósito en Cristo Jesús, pero no todos lo alcanzamos. Es lamentable ver como un pueblo teniendo la victoria, se da por vencido y es porque aún no conocen quién es su Dios.  El que conoce quién es su Dios, no importa lo que se levante, mantiene la palabra de aquel que no es hombre para mentir, ni hijo de hombre para arrepentirse.

Algunos llegan con  mucho entusiasmo, y al poco tiempo, salen del panorama,  y si no salen mantienen un perfil bajo, porque el enemigo va a atacar nuestro propósito, va a venir con todas sus fuerzas a destruirlo, y muchos no tienen la valentía para hacerle frente a los bombardeos y a las artimañas del enemigo, prefieren perder todo en Cristo que ponerse a pelear con él.

Cuando decides renunciar a todo, se te levanta el mismo infierno; el evangelio no es para cobardes, es para valientes.

1 Pedro 5:8 dice: 

Sed de espíritu sobrio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar. 

Hay que estar alertas porque nuestro propósito no será destruido, cuando dice: buscando a quien devorar, no es tu carne, lo que el diablo quiere devorar es nuestro propósito, porque cuando un hombre es vencido en su propósito, deja de hacer el cumplimiento para lo que Dios lo llamó, para lo cual nació.

Tu propósito va afectar a muchos, no es solo tu vida y la de tu familia, sino a millones de personas es que vas a empezar afectar por aquello que ya estás haciendo.  Todo lo que va afectar tu propósito viene a ser parte de una comida de las tinieblas. Tienes que velar, porque hay propósitos en tu vida que están siendo destruidos, porque no te has levantado.

1 de Pedro 5:9 

Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.  

Lo mismo que padeció Cristo, lo estamos padeciendo. Pero, en la palabra resistirle te está diciendo no te resignes, no entregues lo que Dios ya te dio, peléalo. Muchos están frustrados porque en su camino no han podido hacer lo que Dios les dijo.

Así se encontró Pablo y Pedro un día, Pedro tenía propósito, el Señor lo escogió y le dio palabras, pero en un momento, se vio en la cárcel y dudó. Pero también estuvo Pablo en la cárcel y tenía una palabra, y reaccionó como un hombre conocedor de su propósito, como un hombre entendido de quién era en Cristo Jesús; mientras Pedro se durmió, porque cuando se demoran tus planes, te duermes. Pero Pablo no le importó que el diablo lo encerrara, él dijo: lo que Dios me dijo que hiciera haré que se cumpla, porque mi propósito no morirá.

Cuando ves que todo se te estanca, que todo se te encierra, y te preguntas que paso, al igual que Pedro empiezas a dudar de lo que Dios le dijo. Depende de cómo reacciones ante esa condición, tú harás que las cosas cambien.

Cuando tengas situaciones difíciles en tu vida procura andar con la persona idónea, porque si Pablo no hubiese estado con Silas también se duerme, pero estaba uno que tenía el ADN de Pablo y ambos se unieron en una adoración que estremeció la cárcel. Donde estés, tu adoración tiene que estremecer los cimientos de la cárcel. Por eso cuando un matrimonio está unido no hay enemigo que pueda entrar.

El alma tiende a desfallecer, porque es el alma donde el enemigo induce, y nos dice es tarde para lo que Dios te dijo. Si Dios te dijo que lo va a hacer, lo hará.  Por eso cuando tu alma es afectada tú desfalleces, te caes, te derrumbas, y debes estar en el espíritu recordando lo que Dios te dijo, todo lo que no te haga ver tu propósito es pasajero, porque hay una palabra.

Tenemos que sacar el temor de nuestras vidas, el que pelea no puede tener temor, el  que va en busca de su propósito odia el temor, porque el temor te anula, te imposibilita, por eso tienes que vencer al temor.

Cuando Dios propone un plan no hay quien lo pueda destruir.

Hechos 5:38-39 

Y ahora os digo: Apartaos de estos hombres, y dejadlos; porque si este consejo o esta obra es de los hombres, se desvanecerá; mas si es de Dios, no la podréis destruir; no seáis tal vez hallados luchando contra Dios.  

Si Dios te dijo que vas a cumplir un propósito se te va a levantar el infierno, pero si es de Dios, no va  a perecer.

El mismo Espíritu Santo te saca de la cárcel para que tú sigas haciendo y caminando en el propósito. Cuando viene algo Dios te lo anuncia, pero cuando se acaba también te lo anuncia.

Tu propósito no perecerá, pero tienes que estar consciente de que tienes un llamado, que hay un propósito que cumplir, tienes que prepararte para la guerra espiritual, para hacerle guerra al que te hace la guerra, tienes que saber que hay un manto de autoridad y poder sobre tu vida, y tienes que saber que estás haciendo la voluntad de Dios, si estás haciendo la voluntad de Dios no hay enemigo que pueda contra ti.

Hechos 18:9-10 

Una noche el Señor le dijo a Pablo en una visión: «No tengas miedo; sigue hablando y no te calles,  pues estoy contigo. Aunque te ataquen, no voy a dejar que nadie te haga daño, porque tengo mucha gente en esta ciudad. 

Si estás en la voluntad de Dios el diablo se desesperará, pero mientras él se desespera tú sigues corriendo en post de tu propósito. Corriendo hasta alcanzar la  meta del supremo llamamiento en Cristo Jesús.  Si ha venido adversidad, es momentánea,  porque hay un propósito tan fuerte que el mismo propósito es el que te empuja.

Si Dios te habló,  créele  y levántate declarando esta palabra.  Él cumplirá su propósito en mi, nadie lo va a destruir, y lo que habló a través de los profetas se cumplirá porque es una ley con un peso de gloria, y cumpliré lo que ha sido dado en los cielos y lo daré a conocer al mundo, demostrando la grandeza de Dios.

MensajeMonte de Dios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen