Viviendo y caminando por fe – Mensaje del apóstol Miguel Bogaert

El propósito de todo creyente es agradar a Dios.

2 Timoteo 3:1

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.

Los tiempos peligrosos son los tiempos sobrenaturales demoníacos usando a hombres reprobados. Necesitamos una fe definida y  de fuerte convicción porque en estos tiempos postreros todo es más difícil y las enfermedades son peores.  Lo sobrenatural demoníaco cada vez está tomando más posesión.

1 Corintios 3:4-5

4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales?  5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.

Tu fe debe estar fundamentada en un persona, no en una cosa.  Tu fe debe estar fundamentada en la persona de Cristo y tener la convicción de que Él es el poder.

Muchos decimos que tenemos fe pero, ¿Tú tienes la convicción de qué es fe?

Isaías 61:1

El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel.

Mi fe debe estar fundamentada en hacer lo que hacía Cristo.  Necesitamos fe para todo.

¿Cuál es la sabiduría humana?

La ciencia y la teología. Puedes saber mucho de todo esto, pero cuando te llegue la crisis nada de eso te va a funcionar. Cuando te venga la crisis lo único que te va a sustentar es la fe.

¿Cuál es la fe?  El poder del Espíritu Santo.

2 Corintios 13:5

Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? Mas espero que conoceréis que nosotros no estamos reprobados.

Las crisis, los desiertos y los problemas prueban mi fe. Por eso es necesario que vengan las crisis para saber si verdaderamente tenemos fe.

El principio de la fe es que el espíritu del hijo de Dios esté en ti, y todo lo que Jesús hacía era por su espíritu.

Reprobados significa que no estés aceptado. El pecado y tus actitudes te reprueban. La palabra examinarte significa mirarte por fuera y por dentro.

Toda fe tiene que estar fundamentada en la verdad que es Cristo.

Lucas 18:8

Os digo que pronto les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?

La fe es lo único que te va a dar valentía, coraje y compromiso para resistir los ataques.  Si tuviéramos fe como un grano de mostaza la crisis no fuera crisis.

Habacuc 2:4

He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.

El injusto es el reprobado, vive por sus gustos y deseos.

Vivir en Hebreo, es todo el aspecto del ser humano. Mientras más caminas por fe, más relaciones tienes con Dios, más imagen y semejanza de Él tendrás.

La fe debe regularizar tu vida en todo.

Romanos 14:23

Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.

Hebreo 11:6

Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.

Somos muy maduros y muy espirituales,  pero ¿Y tu fe cómo está?

Las generaciones que pierden la fe pierden lo sobrenatural.

2 Corintios 5:7

(porque por fe andamos, no por vista)

Dios recompensa tu fe, el cielo sólo se abre con la llave de la fe, la moneda que hay en el cielo se llama fe.

¿Qué es caminar por fe?

Es vivir, caminar y creer por lo que es verdad.

Cristo es una verdad, es caminar teniendo la convicción del YO SOY.  La verdad es que algo existe. Si no hay una verdad detrás de ese algo es un mentira, y la mentira es un hecho temporal. La Verdad no se cae.

Lo que no es verdad es una mentira sobrenatural demoníaca, los brujos no son una verdad.

Cuando caminas en la verdad no sólo entras en una convicción, sino que estás convencido y de ahí es donde te asocias con la verdad.

Los creyentes que dicen tener fe y no tienen convicción son unos pasivos, porque la convicción te activa y te da pasión.

La verdad no tiene sentimientos ni emociones.  

La convicción me da pasión, la pasión me da sueños y los sueños me llevan a mi destino.

Todo el que camina en lo sobrenatural está llamado a ofender. Jesús ofendía a la gente cuando hablaba y caminaba en la verdad.  Cristo vino a ofender la razón. El problema no es que tengas fe es que tu razón te domina. Caminar por la fe es caminar por encima y más alto de lo sobrenatural. Cuando caminas por fe y la verdad siempre vas a desafiar la razón, por eso no hay fe si no hay riesgos.

Tu razón siempre va luchar con un factor que se llama vergüenza. Cuando Dios te pide que hagas algo, Él solo va a ver tu fe, a Él no le importa cómo lo vas hacer.  Cuando Dios te pide algo es porque Él sabe que tienes fe para hacerlo.

El vivir por fe es una aventura gloriosa, porque nunca sabrás ni entenderás el camino por el cual andarás cuando Dios te pide algo.

Caminar por fe es caminar más allá de lo que siento, de lo que veo, de lo que palpo y de lo que huelo; caminar por vista es caminar por tus propios sentidos naturales.

Caminamos por vista porque como no conocemos la Palabra y la verdad no está sustentada en ella. La vista te la cambia Dios por discernimiento.

MensajeMonte de Dios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Tipo de Testimonio(*):

FinancieroSanidad FisicaCreativoLiberaciónCasa de PazOtro

captcha Escribe las caracteres de la imagen